Manuel Vicent: “La gran tertulia moderna es el botellón”

 Esta mañana estuvimos con el escritor Manuel Vicent, que cierra hoy los Martes Literarios de la UIMP.

DSCF7728

La parte autobiográfica es una constante en su obra, ¿Podría entender la literatura sin contar de alguna forma su propia experiencia vital?

No se si tiene sentido escribir ficción pura. Quiero plasmar lo que siento como materia literaria. Eso sí,  para mi lo esencial es contar cosas que has vivido, pero sin caer en batallitas, contando cosas que realmente puedan compartir tus lectores. Si te pones de protagonista contando historias que sólo te tocan a ti, no tiene ningún sentido, puede llegar a ser estomagante. Hay una cosa que está clara de este oficio y es que es muy impúdico, te expones sin que nadie te llame.  Cualquier crepúsculo sobre el que escribas, en el fondo es tu propio crepúsculo.

Uno de los géneros del que es todo un maestro es el perfil, ¿Cómo se consigue brillar en un género tan complejo?

Lo fundamental es elegir un punto de vista concreto. No es una caricatura, una distorsión del personaje. Tienes que encontrar el ángulo acertado y no siempre es posible.

Era un asiduo de las tertulias del Gijón, ¿Cree que volverán?

De alguna forma creo que no se han perdido del todo y que se seguirán haciendo. De hecho, la gran tertulia moderna es el botellón.

En estos tiempos en que prima la inmediatez, ¿Dónde queda el periodismo riguroso?

Queda casi en la época del Último Mohicano. Como una isla desierta que se está perdiendo. Estamos atravesando un río y al otro lado viven los nativos digitales. A este lado se está quedando la gente que no se atreve a cruzar el río o que piensan que lo que hay al otro lado no les interesa.

Ha dicho que lo que nos rodea es bastante peor que una tragedia griega…

Cualquier telediario desborda a Sófocles y Eurípides. Así como decía Aristóteles que la tragedia sirve para purificar las pasiones, los telediarios se han convertido en una especie de versión de El caso, lleno de asesinatos y tragedias varias, haciendo que nos hayamos acostumbrado a ver la violencia más atroz como un hecho anodino.

Anoche vivimos una noche mágica con sus cuentos en la voz de Emma Suárez, ¿Qué cree que encuentra el público en el teatro?

La gente está deseosa de que le cuenten historias en el teatro y de participar en ellas. Antes, el público se preparaba para la ceremonia con sus mejores galas, pero ahora sigue siendo bonito ver las aceras de los teatros desbordadas con gente que comenta la función.

Juan José Millás: “El teatro es el origen de todo, es el templo de la palabra”

Juan José Millás ha sido un verano más el autor más multitudinario de los ya clásicos ‘Martes Literarios’ de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Cual gran estrella del rock, se instalaron pantallas  fuera del recinto para poder escuchar a este autor que cuenta a sus lectores por millares. El autor de La mujer loca estuvo en la capital cántabra participando en el curso sobre Literatura y locura de la prestigiosa universidad de verano con sede en el Palacio de la Magdalena de la capital cántabra. Una ocasión única e irrepetible para poder charlar con este maestro de la palabra por primera vez DESDE MI BUTACA. 

DSCF7483

Comentaba uno de sus referentes en el columnismo, Manuel Alcántara, que un articulista es un conversador por escrito…

Hay mil modos de decirlo, pero Manuel Alcántara lo ha definido muy bien. En cierto modo, es una conversación por el hecho de que mucha gente te para como reacción a tus columnas y hablas con ellos. Alcántara fue uno de los primeros columnistas que yo leía en la prensa diaria. Por fortuna, hemos tenido muy buenos columnistas en este país. El periódico me sigue pareciendo un artefacto maravilloso como ya me lo parecía de pequeño. Escribir en un periódico es una de las mejores cosas que puedes hacer en tu vida.

¿Cómo nace ese deseo de ‘desnudar las palabras’ como hace la protagonista de La mujer loca en el propio Juan José Millás?

Nace del conflicto con la realidad. El lenguaje es una forma de realidad. Yo no entendía de pequeño que al decir la palabra ‘casa’ viese en mi cabeza una casa, pero en cambio si decía ‘Ca’ no veía media casa. La extrañeza, la relación entre la realidad y la palabra. Me provocaba una gran extrañeza que las cosas se podrían haber llamado de otro modo. ¿Cómo es posible haber creado un sistema tan diabólico como la lengua y que la relación entre la palabra y la cosa sea tan arbitraria? Es el conflicto con la realidad lo que te lleva a intentar escribir bien, a intentar acariciar con las yemas de los dedos el otro lado.

En La mujer loca de nuevo Millás es protagonista, ¿Cómo perder el pudor a hablar de uno mismo a través de la novela?

El pudor es una cosa que hace mucho daño al escritor. Cuanto antes lo pierdes, mejor será tu trabajo. Yo lo perdí hace muchos años. Cuando publiqué mi primera novela, después de la emoción inicial por ver mi nombre en el libro, me entró cierto pudor al pensar que esos detalles autobiográficos que había incluido iban a ser leídos por mi familia. Luego, lo publiqué y vi que no pasaba absolutamente nada. En ese momento, me di cuenta de que el pudor podía ser un lastre.

Se escribe de oído, no hay una partitura prefijada” como me comentaba Marcos Ordóñez, ¿Cómo es el proceso de escritura de una novela en sus palabras?

El proceso de escritura de una novela es algo muy misterioso. Sólo si llevas una especie de diario puedes intentar desentrañar ese misterio. A veces, las ideas te surgen en los lugares más insospechados. Cuando la novela se va construyendo, vas olvidando los detalles de cómo has llegado a ella. Fundamentalmente es una cuestión de oído. Tienes que escuchar todo lo que has escrito. La solución está en lo que has escrito. Desde el momento en que escribes las primeras cuarenta páginas de la novela, ya está contenido todo ahí. El trabajo de un buen escritor es saber escuchar lo que se esconde en esas primeras páginas.

En una cultura en que prima la imagen, ¿Cómo despertar el ‘aparato imaginario’ de las nuevas generaciones?

El aparato imaginario le tenemos todos, pero se reprime. En el mundo de los videojuegos, veo mucha imaginación. Pero está claro que hay que cultivarlo como un músculo para que no se atrofie. El acercamiento a cualquier arte es un modo de cultivarlo. Está bien el videojuego, el cine… En ese conjunto de cosas, la lectura resulta primordial también.

En La lengua madre le picó ‘el veneno del teatro’ con su gran amigo Juan Diego…

Ha sido una experiencia fantástica. Hace 12 años escribí un monólogo para Magüi Mira y fue un éxito rotundo. Ahora he podido repetir en el teatro con un actor como Juan Diego, que es uno de los grandes actores de este país. Yo siempre digo que si hubiese nacido en América sería un Robert De Niro. Estamos muy satisfechos con la experiencia. A mi me gustaría escribir más teatro, pero no tengo tiempo para todo. Lo que más me ha gustado es poder ver el teatro desde dentro. Poder asistir a los ensayos es algo maravilloso. El teatro es el origen de todo, es el templo de la palabra. Fíjate como muchos directores de cine cuando se hacen mayores se meten en el teatro. La lengua madre tiene mucho que ver con todo eso. Está basada en una conferencia que yo había dado muchas veces y que tenía siempre mucho éxito. La gente se lo pasaba muy bien, como si estuviesen asistiendo a una representación teatral y por eso se me ocurrió que era una buena idea para un monólogo.

En un lugar tan evocador como el Palacio de la Magdalena, ¿Con qué tipo de historias le gustaría seguir haciendo imaginar a sus lectores a Juanjo Millás?

Quizás una de fantasmas. Veo una historia con un caserón lleno de escaleras secretas. Llegar a conocer el Palacio de la Magdalena me parece casi imposible, lo que ayuda mucho al tema del misterio. Ayer cuando llegué se colaron por mi ventana las imágenes de una gran tormenta y eso le da una atmósfera muy especial a este lugar, aunque en el fondo no se muy bien qué historia escribiría aquí.

Kiti Mánver y Juan José Millás, protagonistas en la UIMP la próxima semana

El próximo lunes a las 22h en los Jardines de la Biblioteca Menéndez Pelayo la actriz Kiti Mánver realizará una lectura dramatizada con el título Verso y prosa para tres mujeres con textos de un clásico (Cervantes), dos jóvenes dramaturgos (Juan García Larrondo y Juan Carlos Rubio) y uno de los grandes poetas actuales (Luis Alberto de Cuenca). 

kiti

El otro gran protagonista de la semana será el martes a las 19h en el Paraninfo de la Magdalena el escritor Juan José Millás que se sube a la tribuna literaria de los Martes Literarios para presentar su último trabajo, La mujer loca, una investigación sobre los límites de la realidad y la ficción, con buenas dosis de humor, diálogos excepcionales y la escritura provocadora que le caracteriza. Además, participará en el Seminario Literatura y locura: los límites habitables (del 11 al 15 de agosto) tiene por objetivo tender un puente de reflexión entre la psicosis y el ámbito de las letras, de forma que se ponga sobre la mesa lo que tiene que enseñar la locura, en lugar de silenciarlo con una camisa de fuerza.

ml

Notas a pie de página: El diario de la vejez de Millás

Estoy frente al doctor Luzón, mi médico de cabecera, preguntándole si la colonoscopia es es aconsejable o si se trata de una moda. Toda la gente de mi edad se ha hecho al menos una. No hay comida dominical en la que no se hable del asunto.

La mujer loca (Seix Barral, 2014) es el nuevo juguete narrativo de Juan José Millás. Es la historia de una novela falsa o quizás de un reportaje verdadero. Millás cuenta varias historias, ancladas entre lo real y lo falso, entre la realidad y la ficción, que muchas veces se entrecruzan y que dejan al lector la sensación de no saber si el momento descrito es verdadero o falso. En realidad es lo de menos y creo que uno degusta aún más sus palabras sin preocuparse de si tal o cual hecho ocurrió o no realmente. Donde seguro que ‘ocurrió’ es en la lúcida mente de Millás que nos presenta a Emérita, una enferma terminal sobre la que pretende escribir un reportaje y que le confía sin previo aviso un estremecedor secreto, y a Julia, una joven pescadera con intereses filológicos que ‘desnuda’ a las palabras en su imaginación. Y por supuesto, Millás habla de Millás, protagonista absoluto de la narración, que exorciza sus demonios ante una psicoanalista mientras nos plantea su particular diario de la vejez, que llena de ese humor tan negro que suele caracterizar a sus narraciones. La mujer loca es una buena lectura, no precisamente ‘veraniega’, que engancha por esa mirada tan especial de Millás, un contador de historias de inenarrables recursos narrativos. El próximo martes 12 de agosto, el escritor contará su visión de la literatura en los Martes Literarios de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, cita que por supuesto no nos perderemos DESDE MI BUTACA.

La-mujer-loca-de-juan-jose-millas