Terele Pávez: El legado de una actriz de raza

Este oficio te hace un regalo cuando tienes delante a una entrevistada del nivel de Terele Pávez. Aún recuerdo la primera imagen congelada que tengo de ella en mi imaginario. Se trata de una escena de El Día de La Bestia, que vi diría que indebidamente demasiado niño. Me quedé fascinado por el universo de esta película y me fijé en esa actriz que decía “El mundo está lleno de hijos de puta”. Desde entonces, asocié a esta actriz al universo de un director, Álex de la Iglesia, que le regaló otra frase que se ha quedado en la memoria de las nuevas generaciones y que está poblando desde ayer las redes sociales: “A mi no me dan miedo las brujas. A mí lo que me dan miedo son los hijos de puta”. Y a Terele, esa conexión con el público joven la encantaba: “Me encanta cuando me dice algún chaval que las películas de Álex les han hecho interesarse por mi trabajo y que por eso han visto películas tan distintas como Los santos inocentes”. 

Aunque había tenido un breve encuentro con ella anteriormente, la primera vez que pude mirar a los ojos de Terele y charlar con ella fue hace relativamente poco en el Teatro Español, en el 2014, un año especialmente celebrado por los premios que recibió y en el que tuve la suerte de encontrarme con la intérprete en tres ocasiones. La primera vez que nos vimos fue durante las representaciones de El Cojo de Inshmaan y tuve la suerte de acompañarla en su camerino hasta sólo unos minutos antes de subir el telón. Como decía antes, desde niño me cautivó su fuerza en la gran pantalla y ese día pude ver en primera persona que eso no dejaba de ser una extensión de su propia vida. Me acuerdo que era la primera en llegar al teatro, me la encuentro con un café y sólo puedo parafrasear lo que dije en su día: “Ella hechiza en las distancias cortas, te atrapa y te contagia de un pedacito de esa energía de vivir que la caracteriza”. Cuando llegó el momento de la foto descubrí la camiseta que llevaba puesta con su foto y esa frase de Las Brujas de Zugarramurdi que sólo podía ella decir con esa raza. Inevitablemente le apareció una sonrisa de lado a lado que cada vez que nos encontrábamos volvía a aparecer como si nos conociéramos de toda la vida y era entonces cuando me pedía que la diese un beso en la mejilla. Compartí con ella también uno de los reconocimientos más emotivos que recibió por su trabajo en Las Brujas de Zugarramurdi en el Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega. Su relación reciente con el teatro continuó, de nuevo en el Español, donde volví a tener la suerte de entrevistarla.

4-

Gracias por tanto, Terele. Nos queda tu inmenso legado en imágenes y esos momentos mágicos que me regalaste en cada encuentro.

Anuncios

Antes de aterrizar en el Bellas Artes llega a Santander “Oleanna”, una de las obras cumbre de David Mamet

Este sábado y domingo a las 21h en el CASYC de Santander se podrá disfrutar de la nueva producción de Oleanna que protagonizan Fernando Guillén Cuervo y Natalia Sánchez. Del 6 de septiembre al 15 de octubre en el Teatro Bellas Artes de Madrid bajo la dirección de Luis Luque.

La obra ha sido representada en varias ocasiones en nuestro país con nombres como los de José Coronado, Irene Escolar, Santiago Ramos y Blanca Portillo.

En el año 1992, el año en que el cuarenta y un presidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, apuraba su único mandato, vio la luz Oleanna, obra del dramaturgo estadounidense David Allan Mamet (Chicago, 1947).

Carol, es una estudiante universitaria que llega al despacho de su profesor a pedir que le suban la nota de una asignatura, a partir de esta sencilla premisa arranca una de las obras más turbadoras de David Mamet.

La función se estrenó coincidiendo con una causa que tenía lugar en los tribunales: la denuncia contra el juez Thomas, candidato al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, por acoso sexual a una profesora universitaria. La obra se estrenó con gran polémica, se vivieron episodios vehementes llegando a ver espectadores enfrentados a puñetazos en el vestíbulo del teatro después de la representación. Algunos sectores de la sociedad estadounidense acusaron al autor de oportunista, misógino y machista. Mamet se defendió alegando que él había comenzado a escribir Oleanna muchos meses antes del caso y que como autor dramático no tenía ninguna responsabilidad política: “Soy un artista, escribo obras, no propaganda política. Si buscan soluciones fáciles, enciendan la televisión. Yo no tengo respuestas” Mamet, evidentemente, es un autor que huye de las verdades absolutas, de los dogmas preestablecidos y de lo políticamente correcto, de ahí que se califique al autor, entre otras muchas cosas, de polémico.

FOTO2

Oleanna es una historia sobre la lucha de poder entre dos personas. Eso sí, una encarnizada lucha donde se mezcla el acoso sexual además de cuestionar el sistema académico vigente para sugerirnos que hay algo más de lo que parece a primera vista, queriendo revelar una verdad oculta. Mamet nos cuenta que estos dos personajes están equivocados y que al mismo tiempo llevan razón. La lectura de Oleanna provoca desasosiego e incertidumbre en este mundo donde necesitamos identificar claramente quien es el malo y quien es el bueno y si no llegamos a descubrirlo realmente es porque todos somos esa estudiante y todos somos ese profesor. Todos hemos luchado alguna vez para que nuestra razón impere sobre la razón del otro y todo por no querer asumir sencillamente que lo que no se entiende nos asusta.

Luis Luque

Notas de un verano escénico (III): Propuestas para todos

La cartelera madrileña sigue en plena erupción en pleno verano. Mucho ha cambiado la ciudad con respecto a otros veranos en que en estas fechas los teatros estaban “cerrados por vacaciones”. La multiprogramación del Teatro Lara, por ejemplo, no descansa en verano y los principales teatros privados no cesan su actividad durante estos días.

El Lara, propuestas para todos. Además de La Llamada y Burundanga, espectáculos emblemáticos de la sala sita en la Corredera Baja de San Pablo, se suceden espectáculos de distinto índole. Escogemos 3 espectáculos por diferentes motivos. Con el sonido de su exitoso La Llamada colándose por paredes de la Sala Pequeña del Lara, su productor, Mariano Piñero, ha estrenado La Pilarcita, una obra con aroma a costumbrismo andaluz en la que brillan con luz propia Mona Martínez. Gracias a la voz y el encanto de Álex de Lucas tiene un aroma especial esta correcta función que fue aplaudida con fervor ayer domingo cuando me acerqué a verla. También en el Lara he visto No Soy Dean Marty, una historia de corta duración en la que sobresale el trabajo actoral de los espléndidos Fernando Tielve y Héctor Molina. En La Partida tres amigos se reúnen para jugar su partida y confraternizar entre ellos. Parece que poco tienen en común, pero siguen siendo amigos. Y a medida que avanza la historia vamos descubriendo lo que “se esconde bajo el felpudo”. Sí, muy Arte, aunque la obra transcurra por otros derroteros después. Muchas risas aseguradas en este particular tratado sobre la amistad con tres intérpretes en estado de gracia (cómica).

Risas en pareja y un inmenso Daniel Guzmán en La Latina. Quizás sea Dos + Dos la obra con la que más me he reído esta temporada, si eso es posible medirlo. La culpa: un texto francamente divertido que han adaptado a la realidad española Olga Iglesias, Maite Pérez Astorga  y David Serrano a partir de la cinta original de Daniel Cúparo y Juan Vera. Si algo tiene que tener una buena comedia es ritmo y en esta David Serrano acompañado por Maite Pérez Astorga han sabido imprimir a esta historia eso que hace que una comedia no te deje respiro. Y en el reparto brilla un nombre, sin desmerecer a los otros intépretes que también están estupendos, y ese es sin duda el de Daniel Guzmán. Quizás sea ese ser normal, con el que muchos espectadores se sentirán identificados, pero lo que consigue, esa empatía maravillosa, solo la consiguen los buenos comedias. Y sí, él es un cómico estupendo y un dramático también si se tercia, desde luego.  Puedes escuchar a Serrano en la reciente entrevista que nos concedió en QUICK DESDE MI BUTACA.

DANIELGUZMAN

Pablo Carbonell mostró El Mundo de la Tarántula antes de ceder el testigo a Shakespeare en el Bellas Artes. Es interesante seguir la pista de la gira de esta obra que ha dirigido José Troncoso. Este biopic teatral más allá de estar salpicado de divertidas anécdotas y canciones encuentra su punto álgido como homenaje emotivo y sincero a Pedro Reyes cuando emocionado este showman nos regala un Moon River que deja al público sin palabras. Volveré en breve a este teatro a ver La Comedia de los Enredos.

La Celestina, otro gran trabajo de Atalaya Teatro. Cuando uno va a ver un espectáculo de esta compañía ya sabe que se va a encontrar un espectáculo con una línea muy marcada. Aún en la cabeza con su Madre Coraje disfruté de nuevo del buen hacer de esta compañía, muy especialmente de su protagonista,  Carmen Gallardo, que da peso y entidad a esta puesta en escena que vuelve a huir de alardes escenográficos para centrarse en la palabra con una versión legible y entretenida para el espectador.

Nunca el verso fue tan divertido. En Nave 73 dentro de sus citas con los clásicos veraniega he visto Guateque 69. Esta es la historia de tres amantes, Marcos, Roque y Pablo. Tres amantes de pacotilla liderados por un alcahuete cantamañanas llamado Gibaja, al ataque de Serafina y Matea, hermanas a más señas, amante de todo hombre la segunda, dueña de si misma la primera. ¿Cómo convencerá Serafina a Matea para que no se case? ¿Cómo convencerá Matea a Serafina para que la deje casar? ¿Cómo casará a ambas Gibaja, si sólo tiene a mano a tres cenutrios como tres soles (enormes y luminosos)? ¿Está Matea en celo? ¿Es Serafina lesbiana? ¿Sabe lo que hace Gibaja? ¿Son imbéciles todos los hombres o sólo en grupo? ¿Quién ganará Eurovisión? ¿A qué huelen las nubes? Todo esto y mucho más, en Guateque 69.

El Truco de Olej, la joya oculta de la cartelera estival. Puedo que no hayan reparado en que se puede ver teatro negro en Madrid este verano. Pues sí, el Teatro Fígaro de Smedia ha apostado por una excelente propuesta para toda la familia. Todo lo que han podido soñar que pudiese pasar en un circo pasa en este espectáculo que es un verdadero disfrute para grandes y pequeños.

el-truco-de-olej_05

Notas de un verano escénico (II): Gabriel Olivares, el debut cinematográfico de un director sin freno

La casualidad ha llevado a que en la última semana un nombre haya sido una constante en mis salidas culturales: Gabriel Olivares. Es la primera vez que se da la insólita circunstancia de que puedo ver en pocos días 2 obras de teatro y el debut en el cine del mismo director. Ahora que lo pienso, no creo que sea casualidad, más bien producto del esfuerzo de un director que se lo curra y mucho.

El otro día caía la cuenta de que quizás sea el director del que más obras he visto en los últimos años. Escojo una de ellas como muestra de un trabajo que llevo ya mucho tiempo aplaudiendo: Our Town, cuyo resultado entendí muy bien tras ver El debut. La primera película de Olivares tiene mucho del teatro que le gusta al director de Burundanga. Nos muestra las entrañas de su TeatroLab con el que ha creado joyas como Cuatro corazones con freno y marcha atrás, que ahora se exhibe con ovaciones diarias en el Galileo. En la cinta, este director que incluso coqueteó con Hollywood participando en Muere otro día, nos presenta a un grupo de actores que se sumergen en un taller de interpretación del que seguro saldrán removidos. El objetivo es crear una futura película y el argumento es la historia de dos toreros que descubren su homosexualidad, ahí es nada. Lo ‘orgánico’ reina en el proceso de creación de un director con su laboratorio de investigación teatral, en el que lo ‘físico’ es esencial como vemos en esta cinta que todo actor debería ver. En Madrid se puede ver en los míticos Cines Renoir Princesa.

IMG_5574

Y tras salir del cine me fui al Patio del Teatro Galileo a escuchar la palabra de Jardiel Poncela pasada por el barniz ‘físico’ de Olivares. Hay tantas cosas que uno comprende de su trabajo tras ver El Debut que casi no existe un plan mejor que juntar la experiencia cinematográfica y teatral en la misma tarde, se lo aseguro. Una vez que me olvido de ese inconfundible olor a patatas bravas que cada verano me atornilla en el Patio del Galileo me sumerjo sin contemplaciones en el texto de Jardiel y en la propuesta del TeatroLab de Olivares. Que se represente de nuevo a este autor para mí siempre es un motivo de celebración. Conservar el patrimonio teatral, que no se pierda y, sobre todo, que llegue a los jóvenes espectadores, me parece esencial.

4corazones_02

Nada más satisfactorio que comprobar cómo Olivares con su propuesta ha conseguido que Jardiel Poncela le hable a los espectadores del 2017. A mi lado, un matrimonio con una hija adolescente. Los tres disfrutaron de lo lindo, pero la quinceañera aún más, por sus risas lo se bien. César Camino lleva el ritmo de la función con asombroso tino, pero en este caso quiero nombrar al reparto completo, sin todos y cada uno de ellos no funcionaría igual esta comedia: Patrick Martino, Silvia Acosta, Chusa Barbero, Eduardo Alejandre, Esperanza de la Vega, Pedro Forero, Asier Iturriaga, Guillermo Sanjuán y Mateo Rubinstein. Si por algo se ha caracterizado el trabajo de Olivares es por saber llevar el ritmo de la comedia de una forma impresionante. Aquí, de nuevo el espectador no tiene respiro y las carcajadas se suceden. Y aunque “una eternidad poética es insufrible” escuchar de nuevo la palabra lúcida de Jardiel siempre será un placer. Ya saben que si no les convence lo de la fórmula de la eterna juventud siempre podrán pedir “una muerte a plazo fijo”.

4corazones_01

Hace unos días vi otra propuesta teatral de Olivares. En el Marquina pude disfrutar de Pareja Abierta: El Musical. A partir de la obra original de Dario Fo se ha creado un musical made in spain. La comedia funciona como un tiro bajo la dirección de Olivares con dos intérpretes estupendos: Carmen Conesa -a la que veremos en septiembre en el Galileo con La Duda y en octubre en el Calderón con La Familia Addams- y Víctor Ullate. A esto hay que sumar la música estupenda de Ferrán González que se consolida como autor tras éxitos como Pegados.

Y dejo para el final lo que nos espera a la vuelta de verano con su TeatroLab. Se trata de Gross Indecency que trata el idilio entre Oscar Wilde y Lord Alfred Douglas, alias Bosie, figura con letras de oro en los anales del desorden amatorio. Moisés Kauffman ha reunido los hasta ahora inaccesibles autos del sensacional pleito y construye en torno a ellos un fascinante relato sobre la colisión entre el gran seductor y el mundo al que había seducido con su palabra. El irlandés de la sentencia fulgurante era, por encima de todo, un inigualable conversador que también escribía.

En esta función “oímos” por primera vez su conversación con una fuerza dramática y retórica no atenuada por la literatura. Wilde despliega aquí toda su agudeza sin enredarla en los artificios de la ficción. Gross Indecency es una “tragedia legal” comparable al juicio de Sócrates narrado por Platón. Nada más y nada menos.

WEB-Gross3-destacado

Tras ver el trailer de esta producción que se podrá ver en la Sala Jardiel Poncela del Fernán Gómez del 14 de septiembre al 8 de octubre sólo puedo vaticinar que sin duda será una de las obras de la temporada como ya lo fue Our Town hace varias temporadas, también en la misma sala.

Otro nombre que me gustaría añadir al de Gabriel es el de su mano derecha, Venci D. Kostov, que en su labor de ayudante de dirección de Olivares ha sido una constante en su trayectoria. Destacar su trabajo como director en la espléndida La Velocidad del Otoño que pudo verse en el Teatro Lara con Esperanza Elipe y Javi Martín.

Sin duda en la nueva temporada, Gabriel Olivares será un director sin freno y sin marcha atrás que seguro nos seguirá sorprendiendo con grandes comedias y emocionantes trabajos con su TeatroLab.

La Firma Invitada: Julio Salvatierra nos habla de “Iberian Gangsters”

Iberian Gangsters lleva a escena por primera vez la corrupción en forma de musical a capella. Los fines de semana de julio en el Pavón. Teatro Kamikaze se puede disfrutar de esta nueva producción de Meridional Producciones que cuenta la historia de un maduro político, exministro, aficionado a cantar, está a punto de ser juzgado con altas probabilidades de ir a prisión. Desde sus comienzos en el partido comunista, pasando por el socialismo hasta arribar a la derecha conservadora, han pasado cuarenta años. Cuarenta años compartidos con su mujer, alto cargo en diversas instancias de la política cultural, y con su hija Amanda, ferviente admiradora suya, militante y joven promesa en el partido. Rafael Velasco no se arrepiente de nada. Todo lo que ha hecho lo ha hecho porque había que hacerlo. Y no ha hecho nada que no hayan hecho otros muchos. A través de la investigación que Amanda se ve obligada a realizar junto a su amante y futuro secretario de organización, asistimos al viaje de su padre desde el servicio público hasta el autoservicio, por decirlo de alguna manera. Pero también al viaje que emprende Amanda desde la feroz condena de la corrupción política hasta… ¿Hasta dónde?

19905223_1004538563020471_4785137021088028989_n

Basado en datos de una historia real, reciente y sonada, pero con toda la libertad de fabulación y sátira que el teatro siempre ha tenido, Iberian Gangsters aprovecha este cóctel de amor, política, idealismo, ambición y música para poner en pie un thriller inquietante, verosímil, cercano y lleno de humor: una verdadera Spanish Musical Gangster’s Story. Una historia capaz de enganchar al espectador y no soltarlo hasta el final. De meterlo en el viaje interior del protagonista y su familia. Un viaje realizado sin perder la compostura ni la capacidad de justificarse ante sí mismo y ante los suyos. Un viaje apasionante y, sin embargo, tan humano y tan cercano que el espectador, sin dejar de reír –e incluso de cantar–, puede llegar a preguntarse: ¿seguro que yo no haría lo mismo?

En LA FIRMA INVITADA, Julio Salvatierra, autor de esta obra que ha dirigido Álvaro Lavín, se cuestiona ¿Quién es el responsable de la corrupción?

Siempre hemos creído que el teatro debe tener una parte de provocación, entre otras muchas cosas, así que vamos allá: en cierta forma la culpa de la corrupción política que estamos viviendo en este país la tenemos todos.

Hemos tenido apasionadas discusiones con la gente que niega esta afirmación, reclamando su inocencia. Y no dudamos de su sinceridad y comprendemos su punto de vista, pero seguimos pensando que en esa afirmación hay parte de verdad.

Antes de que se lo quede Hacienda… ¿Con o sin factura…? No voy a ser yo el más tonto… Son frases literales que muchos habremos oído o incluso dicho.

05-foto ® Rosa Gredo

Pero también habremos oído muchas veces al que dice: hombre, pero no es lo mismo…

¿Son corruptos el profesional liberal y el pequeño hostelero que cobran parte de sus trabajos en B (y de esos seguro que conoces varios)?  ¿O la PYME que maquilla algún dato aquí y otro allá para no tener que devolver parte de una pequeña subvención a la que no ha logrado dar cumplimiento en su totalidad? ¿O el presidente francés que coloca a su hija como consejera…? ¿O el tendero que coloca a su sobrino en Mercamadrid descargando cajas? ¿Los que evitan el engorro administrativo o el monto del IVA y el IRPF saltándose la facturación de pequeñas cantidades?

Está claro que no son iguales las altas esferas y las bajas: la lesión que se provoca, además, al erario público es muy superior en esos grandes corruptos que vemos por la tele.

Aunque también habría que sumar muchas pequeñas lesiones, para enfocar bien el problema…

En cualquier caso, cuidado: considerar corrupta a toda una sociedad es el mejor argumento para que los grandes corruptos queden impunes: “lo hace todo el mundo”. Y no es lo mismo la micropyme que lucha por su supervivencia, trabajando duro, o el consejero con chalet, apartamentos en las playas y saneado patrimonio…

¿O sí?

04-foto ® Rosa Gredo

Digamos que no pero entonces: ¿dónde ubicamos el listón rojo? Un listón que nos permita diferenciar entre la pequeña trampa y el grave delito. ¿En la cantidad defraudada o robada? Tiene su lógica.

Pongamos, pues, la cifra. Pero especifiquemos si es unitaria o acumulada.

Y fijemos el tiempo de la vida durante el cual se puede acumular. ¿Un único lapso vital…? Poco operativo. ¿Lapsos parciales? ¿De cuánto? ¿Prescriben? ¿Se regeneran, como los puntos del carné de conducir? ¿Cuándo…?

Y también surgen otras preguntas: ¿cómo quedaría una de esas pequeñas corrupciones por debajo del listón, diez años después, en la primera plana de los periódicos referido a, por ejemplo, cualquier polémico ministro de algo?

¿Entonces no depende sólo de la cantidad? ¿Sino también de la mediaticidad?

…La complejidad del asunto ya está contemplada por la legislación occidental, fraguada con el tiempo e imperfecta, desde luego, que lidia con un infinito de casos y matices posibles; sin recetas mágicas ni absolutos, que mucho me temo no existan, como Dios, la Belleza o la Verdad (aunque no por eso vayamos a dejar de intentar crearlos, siquiera de forma temporal).

¿Tenemos entonces que conformarnos con la corrupción? En modo alguno. ¿Pero acaso basta con meterlos en la cárcel, cuando su ejemplo cunde sin límites, y el vecino italiano nos brinda un preocupante ejemplo de conexión entre mafia y política? ¿No estaremos siendo autocomplacientes? ¿O quijotes buscando gigantes?

Quizás si nuestra sociedad, hace cuatro siglos, hubiera apoyado a los protestantes, alineándose con la visión política y moral que reclamaba ética a los individuos (gobernantes o no) por encima de todo, la historia sería diferente. Pero no, nos fuimos a defender (a capa y espada) a los vendedores de bulas, a los gobernantes que exhibían imperios e infalibilidades (siempre a cambio de algo). Quizás la rectitud y la moralidad del mundo anglosajón y protestante se esté resquebrajando también últimamente, pero allí parecen saber, al menos mejor que aquí, que no es cuestión de cantidad, ni de tiempo, incluso ni de leyes. Que la rectitud empieza dentro de uno mismo y responde sólo ante su propio dios interno, que jamás podrá ser sustituido por ningún tribunal.

Desde luego que aquí tenemos un sano escepticismo ante las posturas puritanas, cultivado a través de los siglos, y un depurado sentido del humor para sacarles punta. Pero quizás sería hora de que empezáramos a pensar que esa exigencia moral, cuando no se refiere a determinadas cuestiones amatorias, es un buen ejemplo a seguir.

09-foto ® Jesús Blesa

Quizás sería hora de que, además de rasgarnos las vestiduras por cada nuevo caso de corrupción, empezáramos a montarle el pollo al prójimo (a veces muy próximo) que nos ofrece o reclama el trabajo sin IVA; al que nos vende parte del piso en b; o al que se jacta de lo bueno que es su gestor evadiendo impuestos, por poner ejemplos cotidianos.

La cultura empresarial de este país ha sido siempre amiguista. Y pagar impuestos, un mal universal. Está en nuestro ADN y llevará generaciones cambiarlo. Pero de esos polvos vienen estos lodos, crecientes a medida que lo público se ensancha con el crecimiento de la Administración. Y paralelos a una empresa privada acostumbrada a medrar bajo la protección de la Autoridad.

Pero no cambiará si no legislamos progresivamente de forma más restrictiva (sobre todo en la financiación de los partidos y en la separación de política y empresa). Y si no educamos a las nuevas generaciones en el valor del estado como digno fruto de la sociedad, al margen de orientaciones ideológicas o políticas. Sin recetas mágicas ni rasgado de vestiduras.

¿Quiere todo esto decir que, en cierta forma, este espectáculo o sus autores defienden o justifican, de alguna manera, la corrupción…?

Desde luego quiere decir que le sacamos punta, no dejamos de ser españoles, y ofrecemos un puñado de carcajadas y buenas canciones para sazonar el tema.

Y respecto a si la explicamos o la justificamos, pues… vengan a verlo y hablamos.

Desde mi butaca COMUNICA es la agencia de comunicación de este espectáculo. Entre los medios que se han hecho eco de esta producción está el programa de Andreu Buenafuente: Late Motiv. Para solicitudes de prensa no dudéis en escribir a desdemibutacacom@gmail.com

 

Notas de un verano escénico (I): Un fenómeno de la naturaleza llamado Jorge Usón

Aprovechamos el descanso estival de nuestra edición radiofónica para retomar la actividad del blog con el que comenzamos aventura en la red en 2005. Durante el verano además de la propia actividad de la agencia de comunicación nos detendremos en aquellos montajes, directores, autores y actores que destaquen en una cartelera más activa que otros veranos.

Y para inaugurar estas cálidas entradas blogueras lo hacemos hablando de una obra, Arte, por la que parece que no pasa el tiempo. Aún con el recuerdo reciente de otras producciones del ya clásico texto de Yasmina Reza, me acerqué al Pavón. Teatro Kamikaze, para verla justo antes de nuestros queridos Iberian Gangsters el pasado domingo. Desde el principio, la reacción del público fue unánime y entusiasta con unas risas contagiosas por todo el patio de butacas. Y de repente llega el gran aplauso de la velada. El protagonista, Jorge Usón, actor todoterreno al que seguimos la pista desde FeelGoodEl público recibe el buen hacer del actor con sonoras carcajadas y una sincera ovación. Creí ver en su trabajo esa magia de los ‘cómicos’ de antaño y cual José Luis López- Vázquez de nuestro tiempo ser capaz de  hacernos saltar las lágrimas de risa para instalarse en nuestros corazones. Seguro que en el futuro nos seguirá llegando su trabajo en comedia y en drama. Aquí se presenta un amigo, un servidor, un siervo, un esclavo.

Y de nuevo, el texto de Reza vuelve a tener interés una vez más en el trabajo físico del director Miguel del Arco que ha vuelto a hacer que salga satisfecho de un texto de sobra conocido.

DEHrku6XUAErTyw.jpg

He disfrutado mucho también del trabajo de Javivi en el Alcázar. Conocido por el gran público por sus trabajos televisivos, en El Príncipe y La Corista lleva el peso absoluto de la función como protagonista de una comedia de corte clásico que ha dirigido en su debut en este campo la actriz Pilar Castro. Le secundan entre otros la gran Marta Fernández Muro, cuyas intervenciones agradece mucho el público.

Un vistazo a la próxima temporada: “La Casa de Bernarda Alba” en el Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa.

Santiago Meléndez dirige el clásico de Federico García Lorca que se puede ver del 12 al 30 de octubre en el Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa.

20160628070006
Pocas obras del teatro español definen la tragedia de un modo tan acertado como la última obra del gran García Lorca. Un mundo de mujeres amargadas, sumisas, esperando que cualquier rayo de luz las ilumine y pueda sacarlas de un agobio insostenible. Relaciones trazadas con la precisión de un entomólogo. Una bomba de relojería insostenible que no puede finalmente sino estallar y llenar ese ambiente asfixiante hacia quién sabe dónde. Y sobre todo un trabajo de actuación pleno de matices, miradas, ausencias, esperanzas, resignación, rebeldía, furia, contención y locura.
20160628071618
El argumento de la obra de Lorca es bien conocido: Tras la muerte de su segundo esposo, Bernarda Alba se recluye e impone un luto riguroso y asfixiante por ocho años, prohibiendo a sus cinco hijas a que vayan a la fiesta. Cuando Angustias, la primogénita y la única hija del primer marido, hereda una fortuna, atrae a un pretendiente, Pepe el Romano. El joven se compromete con Angustias, pero simultáneamente enamora a Adela, la hermana menor, quien está dispuesta a ser su amante. Durante un encuentro clandestino de los amantes, María Josefa, la madre de Bernarda que mantienen encerrada por su locura, sale con una ovejita en los brazos y canta una canción absurda pero llena de verdades. Cuando Bernarda se entera de la relación entre Adela y Pepe, estalla una fuerte discusión y Bernarda le dispara a Pepe, pero éste se escapa. Tras escuchar el disparo, Adela cree que su amante se haya muerto y se ahorca. Al final de la obra,Bernarda dice que Adela se murió virgen para guardar apariencias, y exige silencio, como en el comienzo de la obra.
20160628071651.jpg

FICHA ARTÍSTICA-TÉCNICA:

Reparto: María José Moreno, Rosa Lasierra, Ana García, Inma Oliver, Irene Alquezar, Gema Cruz, Minerva Arbués, Pilar Doce, Yolanda Blanco, María José Pardo, Virginia Tafalla.

Autor: Federico García Lorca
Dirección: Santiago Meléndez
Ayudante de dirección: Lara Meléndez
Diseño Iluminación: Fernando Medel
Música y Espacio Sonoro: Gustavo Jiménez
Vestuario: Miguel Ángel Vozmediano
Confección de vestuario: Eder Toyas
Fotografía: Gabriel Latorre (Galagar)
Diseño Gráfico: Mr. Soul Design
Espacio Escénico: Santiago Meléndez
Productor Ejecutivo: José Antonio Royo
Distribución: Mario Ronsano
Producción Ejecutiva: Factory Producciones

Prensa: Carlos Rivera Díaz (Desde Mi Butaca Comunica)