Los viajes al pasado de TVE

Hoy no voy a hablar de la extraordinaria El ministerio del tiempo, que conste. Eso ya lo hice hace tiempo. Como ‘ministérico’ privilegiado se que está al caer la renovación, en cuanto se haga oficial saltaré de mi butaca de la felicidad. Anoche en TVE se abrió una inesperada puerta del ministerio. Esa que nos llevó a la caspa absoluta, a Jaimito Borromeo, a un presentador haciendo chistes sobre la virginidad en la Noche de Bodas, a Francisco cantando en riguroso y patético playback el Himno de Valencia junto a unas ¡Falleras! He visto cosas que sus ojos no creerían que volverían a ver…. He visto a un niño andaluz que parecía que se había tragado a su abuela contando chistes picantes… En fin que he visto cosas incréibles… Yo y el 5.8% de la audiencia, que somos unos culturetas trasnochados… Quizás se debería haber emitido en LA 2, igual era más su público. Además un programa tan bonito, tan bien hecho, con tan buen gusto, donde el humor de brocha gorda no aparece por ninguna parte debería seguir en emisión… Juro que no he visto un vídeo de Noche de Fiesta en Youtube. Juro que lo vi ayer en horario de máxima de audiencia en la cadena que todos pagamos. Y lo mejor para el final, un comienzo apoteósico con la voz omnipresente de José Luis Moreno. Gracias TVE por gastarte 3.000.000€ en semejante delicia, servida en 13 deliciosas entregas. No os dejéis llevar por el penoso dato de audiencia, que ellos no son sabios, vosotros sí que sabéis lo que demanda la ciudadanía. Y por cierto, estoy deseando que se abra una nueva puerta del ministerio. Esa que llevará de nuevo a las pantallas a Paco Lobatón y su ¿Quién sabe dónde? Eso es SERVICIO PÚBLICO. Gracias, pero que muchas gracias.

ar

Una oda al playback con el dinero de todos

Anoche la España más rancia volvió a la televisión de la mano de José Luis Moreno. Sálvames y telemendicidades aparte, tenemos una televisión de lo más ‘cuca’ con un puñado de series de calidad y algún que otro programa de lo más interesante. Suelo salir en defensa de nuestra tv en multitud de ocasiones cuando oigo decir que aquí no se hace bien nada. Ahora bien, lo que vi anoche en TVE estaba a años luz a algo parecido a una televisión del año 2014. Admito que cuando era un niño me tragué más de una Noche de fiesta, pero claro creo que he evolucionado con el tiempo. Anoche en Sábado sensacional veo a ‘La Obregón’ dando clases de ligoteo, a la Panto rodeada de toreros haciendo un playback que no sabe encajar y unos cuantos sketches mil veces vistos de entuertos amorosos más propios de la posguerra- ya no digo ni de los 90 cuando eran la sensación- De los diálogos de humor inteligente y réplicas afiladas entre los presentadores prefiero no opinar. Pensar que ‘La Pública’ tiene en el cajón un montón de películas y series que no emiten por ‘cuestiones presupuestarias’ y que, en cambio, hayan decidido pergeñar esta pequeña gran BASURA da mucho que pensar. Estoy de acuerdo en que la música debería volver a la televisión, más allá de ¡Qué tiempo tan feliz!, pero el ideal sería un formato tipo Música Sí y no Sábado Casposo. Por cierto, también estuvo el hijo de la tonadillera y, sí, le pagamos con fondos públicos.  Saquen sus propias conclusiones. Recemos por que no se levante algún directivo de ideas brillantes y decida renovarlo. Por si acaso, vayan reservando los sábados para disfrutar de este programa, sólo apto para paladares exquisitos.