LA PIEL QUE HABITO: Banderas, fantástico, la película… pasable

Me declaro seguidor confeso de Pedro Almodóvar, del que en los últimos días me he visto unas cuantas para “empaparme” de su cine. Me gusta (casi) todo lo que ha hecho, salvo esa cosa llamada Pepi, Luci, Bom y otras Chicas del Montón que creo que no hubiese entendido ni en la época de La Movida. Me enfrenté con ciertas reticencias  a esta nueva cinta, que vi en la primera sesión con unos cuantos más conocidos que casualmente no pudieron aguantar más para ver el resultado de este invento “almodovariano”.

Un referente para esta cinta: ÁTAME, sin duda es lo más parecida a la cinta, aunque las comparaciones ( y se de lo que hablo por haberlas visto ayer las dos casi seguidas) son odiosas. La primera resulta hasta normal y , de hecho, es de mis películas favoritas de Almodóvar y La Piel Que Habito es simplemente, con perdón de Super 8 y Cowboys contra Alienígenas, una “marcianada” producto de un enloquecimiento paulatino del genio de La Mancha. ¿Me ha gustado? La verdad es que digamos que si, pero sigo sin entender mucho el sentido de hacer esta cinta de la que se puede sacar algo así en claro como que esa piel es como el cambio de identidad de una persona…No nos pongamos profundos más de la cuenta, LA PIEL QUE HABITO es arriesgada y, por eso, tiene algo de miga, pero es de lo que menos me ha gustado de este cineasta, sin nunguna duda.

Es una película para bien y para mal, grotesca. Esta historia sin llevarse al límite jamás hubiese funcionado, por momentos, como lo hace esta nueva cinta del director de Los Abrazos Rotos, una cinta que no me cansaré de reivindicar por el magnífico trabajo de LLuis Homar que merecía un Goya, desde luego. En esta nueva locura cinematográfico, Almodovar nos presenta a unos personajes insensibles y eso forma parte del horror que quiere mostrarnos. El personaje de Banderas, contenido y magnifico a partes iguales,  parece que no siente nada, se muestra hiératico en más de una ocasión ante el horror que está creando y que podría terminar por autodestruirle. La película no es una comedia y la tensión  es mucha en varios momentos, de los que en algunos es imposible no soltar una carcajada. Entre los seres, monstruosos o no, que creado Almodovar para este particular universo destacar al, siempre, magnífico Roberto Álamo que interpreta a un exconvicto, hijo de la también notable Marisa Paredes, que regresa vestido de tigretón y nos regala algún que otro momento del todo grotesco ( e hilarante). En el reducido elenco destacan también el extraordinario trabajo de  Jan Cornet y del elenco de actores de reparto como  Susi Sánchez, Eduard Fernández, José Luis Gómez y Fernando Cayo.

LA PIEL QUE HABITO creo que para algunos será algo así como un paso adelante en la carrera de Almodovar, pero no me termina de convencer mucho, creo sinceramente que encierra demasiada “locura” en si misma. Es una película entretenida, que consigue mantener la tensión en muchos momentos y , como no, tiene unos trabajos interpretativos, salvo algún caso que no mencionaré, simplemente extraordinarios. Si la tengo que recomendar por algo, ya se que me empiezo a repetir, es por el trabajo de Banderas, ¿Conseguirá el Goya? ¿Gustará su trabajo en Hollywood?

Anuncios