Raúl Gómez: El discreto Número 1

Estamos acostumbrados a que los programas televisivos fabriquen hipotéticos ídolos de masas que en un futuro podrían vender discos, sueño quimérico en estos tiempos inciertos para una industria discográfica en que vender 20.000 copias se convierte en un éxito. No quedan tan lejos los tiempos en que el artista del año rebasaba el 1.000.000 de copias. Sin ir más lejos, algunos concursantes de O.T consiguieron superar sin problemas las 500.000 copias en su primer trabajo. Eso, ya digo, eran otros tiempos y otros formatos.

RAÚL GÓMEZAhora se estilan los concursos musicales de toda la vida, pero que buscan “la diferencia”, el artista con un rasgo distintivo. No he seguido mucho La Voz, esa es la verdad, pero sí le di una oportunidad a la segunda edición de El número 1, formato a mi juicio más entretenido que el de Telecinco, pero que sin embargo no contó con una audiencia tan contundente. Cuando vi aparecer a Raúl Gómez, violín en mano, me di cuenta de que ya tenía un motivo para seguir el espacio televisivo que presentó…. Ha pasado un año desde aquella primera vez ante las cámaras y el joven artista sigue apareciendo con esas gafas de pasta tan características. Ya tiene entre manos su primer disco, 1, y lo está presentando en formato acústico por toda España. Ayer lo hizo en Bilbao. Entra en escena con la misma discreción con que entró en el concurso televisivo para dar unas pequeñas indicaciones en el ensayo previo: “Súbeme un poco los agudos” indica con un hilillo de voz que torna en emoción cuando suenan las primeras notas de la canción con la que calienta. Solo unos minutos después, ya está todo preparado para empezar en el abarrotado Fórum del Fnac de la capital bizkaina. Empieza con el single, Under your skin, al que seguirán temas como In another life que espera que sea su segundo single, Te importa, una deliciosa versión del I wonder de Rodríguez y con Another live consigue fuerzas renovadas para seguir corriendo. Y quizás podría ser extensible a esa carrera de fondo que es la de la música. Esperemos que sepan pulir a este diamante en bruto que hace su particular oración a la música con Let Me Go y le pide “Que nunca me deje marchar”. Ese sentimiento tan arraigado, esa espiritualidad que imprime a sus canciones tiene mucho que ver con su participación activa en la comunidad religiosa de su Coria natal y que imprime caracter a una personalidad musical de mil aristas. Ha nacido un verdadero número 1, no un producto musical de consumo rápida cual fast food, sino un artista con una carrera que auguro y espero que sea larga. Un cantante con una sensibilidad  musical inusitada que nos deja Temblando– esa quizás fue una de sus mejores interpretaciones en tv y por eso está en el disco- cada vez que sale de su voz una nueva nota.

Por fin, un verdadero "Número 1"

Antena 3 volvió a apostar inesperadamente en este final de temporada por El número 1, un talent que el año pasado le dio irregulares datos de audiencia, con algunos picos notables eso sí en días decisivos como la final. Esta vez lo ha hecho en viernes, ¿Quién programa en Antena 3? Creo que algún enemigo… de Telecinco. He seguido esta edición, que ha tenido desastrosos índices de audiencia, con tanto interés como la primera, pero me he tenido que perder algún que otro programa en directo, benditos ‘a la carta’ de las cadenas en sus webs. Les habla alguien que no ha seguido La voz, no me enganchó, vaya usted a saber por qué y eso que tenía a dos ARTISTAS  a los que admiro desde hace años, Paco Arrojo y Lola Dorado. Quizás, precisamente por ya conocerlos de antes. Me explico: A mi no me han descubierto nada en  el concurso de talentos de Telecinco, en el de Antena 3 sí.

Y ha merecido la pena seguir el concurso por el que, finalmente, ha sido el verdadero Número 1. Creo que en el concurso se juega con la baza de buscar artistas con personalidades muy dispares y marcadas. Aún me acuerdo de la primera edición con Laia, ¡Cómo me gustaría verla sobre los escenarios con Raúl! Desde la primera gala se ganó el aplauso de un jurado entregado- ¡Y de qué manera!- a este artista de sensibilidad artística superlativa. Gafas grandotas, violín en mano, aparece un chico tirando a retraído. Sube al escenario y comienza a brotar la emoción. Dice Mónica Naranjo que admira su seguridad sobre el escenario, desde luego. Todos hemos quedado prendados de esa voz de registros imposibles y de esa personalidad tan ‘especial’. Hay por supuesto otros artistas que en esta edición han brillado como Telva, que debería haber sido la segunda en el concurso, pero el público no siempre acierta desde luego. Lo importante es que por primera vez he sentido que se ha hecho justicia en un talent. No recordaba una decisión con la que comulgase tanto desde… Rosa en O.T 1- y hablamos de febrero de 2002- Va a grabar un disco con Sony y algunos ya estamos deseando verle sobre los escenarios. Esta vez sí, ha salido de la tele un verdadero “Número 1”.