Notas de la escena: "The show must go on"

Bien saben los que se dedican a las artes escénicas que la clave de su profesión está en hacer que los demás disfruten, intentando quitarle hierro a sus problemas por un minuto. Un familiar enfermo puede ser un gran desestabilizador de un actor, una persona que vive de sus emociones. Pero, suele poder la pasión por su trabajo, eso les hace seguir en  un escenario, consigue que el espectáculo siga en todo tipo de circunstancias. Bienvenidos a la primera entrega de las Notas de la escena.

Luis Merlo ha visto como coincidía estos días la vuelta de la recomendabilísima Tócala Otra Vez, Sam a Madrid con el duro momento personal que está viviendo. Su padre, Carlos Larrañaga, está pasando unos días críticos. Merlo, como parte toda una saga de actores de raza, ha manifestado la necesidad de subirse a un escenario en estos difíciles momentos. Desde mi butaca particular, toda la fuerza del mundo para la familia y para Carlos, al que tanto nos gustaría ver de nuevo sobre un escenario con María Luisa Merlo en la anunciada Quizás, Quizás.

Solo la enfermedad grave hace que un actor no acuda a su puesto de trabajo. Hace unas semanas, el fenómeno teatral de la temporada, Agosto, veía como dos de sus protagonistas, Amparo Baró y Carmen Machi, se ponían pachuchas por unos días. En ese momento, muchos espectadores que veían con impotencia que sería imposible ver la función, las entradas están agotadísimas, se quejaban de esa situación. No se podía prorrogar por los compromisos del reparto, pero al final habrá funciones extra. Solo la “fuerza mayor” hace que un actor no se suba un escenario, el resto del tiempo intentan seguir la premisa de que el espectáculo debe continuar.

A veces, son “otras cosas” las que desestabilización a un espacio escénico. De la noche a la mañana, Juan Calzada, hasta ahora director del Palacio de Festivales de Cantabria, ha sido destituido. El ejecutivo cántabro ha alegado, discutibles, motivos económicos. Calzada estaba ligado al Palacio de Festivales desde sus comienzos, vio nacer al espacio escénico del que destacaba aspectos como la Escuela de Artes Escénicas, que también pasa por un momento de inestabilidad por las medidas tomadas por el entrante gobierno cántabro en manos del PP,  o la variedad en las programaciones. Se ha dicho que llevaba muchos años en el puesto, pero nadie puede negar que era una persona capacitada para el cargo y más teniendo en cuenta el curriculum del que ocupará ahora el cargo, que no tiene relación alguna con la gestión cultural. En la cultura, como todo en la vida, hay que dar un pasito hacia adelante y no retroceder cuatro a marchas forzadas.  Una de las más reputadas profesionales de la escena en España me comentaba hace unas semanas la lástima que le producía toda esta situación de incertidumbre en el teatro cántabro. No me voy a poner aquí a discutir si toda esta situación se ha producido por rencores y venganzas personales de uno de los miembros del ejecutivo cántabro, eso lo dejo para la conversación de barra. Solo queda una cosa clara: las cosas no volverán a ser iguales en el Palacio de Festivales. La próxima vez que se levante el telón nada será igual, pero ya saben que el espectáculo debe continuar…

Anuncios

3 comentarios sobre “Notas de la escena: "The show must go on"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s