Blanca Portillo: “La televisión no es un seguro de continuidad”

Es difícil contar algo nuevo sobre alguien como Blanca Portillo. Me podría referir una vez más a su trayectoria ascendente en teatro, cine y televisión. Podría decir que ha trabajado con Almodovar, Tomaz Pandur o Milos Forman entre otros. Podría citar incontables premios como el Nacional de Teatro. Creo que todo ello la hacen merecedora de ganarse el sobrenombre de ‘La Portillo’, como las grandes, al más puro estilo de Nuria Spert. Ella pasará a la historia de nuestra escena no solo por sus trabajos en los que demuestra una y mil veces su superlativo talento, sino por el amor que profesa por su oficio. Y parece hacer suya la frase de su querido Asier Etxeandia: “Para mí el amor es un teatro lleno”. Y precisamente, sobre las tablas comparte emociones o, mejor dicho, risas con Fisterra, un texto que se podrá ver el viernes y el sábado en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao. Un lujo que sea la segunda en pasar por Tras la emoción compartida.  Pero no se olvida de su Segismundo, que retomará en el Pavón el 19 de marzo. No sabemos si todo podría haber sido un sueño desde que la empezamos a querer en 7 Vidas, pero lo que no queda ninguna duda es que si ella ha llegado a lo más alto es gracias a su constancia y saber hacer encima de los escenarios. Un placer tenerla DESDE MI BUTACA 6 años después, ¡Cómo pasa el tiempo!, de que la entrevistase en un céntrico hotel santanderino durante las representaciones de Afterplay.  Siéntense en sus butacas y disfruten de la pura sabiduría de esta maga de la escena.

blanca portillo
Fotografía de Javier Naval.

Después de unos años, teatralmente hablando, en que la comedia no ha sido precisamente una cosa continuada en su carrera, ¿Por qué ha aceptado un proyecto como Fisterra?

Pues precisamente por eso. Porque llevaba mucho tiempo sin hacer comedia y me apetecía mucho volver a escuchar la risa del público.

Se incorpora además con la peculiaridad de que el montaje estaba ya muy rodado, ¿Ha sido difícil amoldarse a alguien como Ángeles Martín que ya tenía el espectáculo ‘rodado’?

Todo lo contrario. Trabajar con Ángeles es muy fácil y, además, es una gran profesional, consciente de que, cuando un actor nuevo se incorpora a un espectáculo ya hecho, eso influye en su trabajo. Se ha adaptado y me ha regalado momentos maravillosos. Es una gran compañera y una gran profesional.

1531_641329159251960_1378576089_n

¿Qué siente Blanca Portillo Tras la emoción compartida en Fisterra? ¿Se lleva supongo una energía muy diferente a la que tenía con La vida es Sueño no?

Lógico, son obras muy diferentes y personajes muy distintos. No se pueden comparar. Fisterra me deja una energía muy lúdica, con una satisfacción enorme por escuchar la risa del público.

Volviendo precisamente al Segismundo, le ha traído un reconocimiento que, supongo, tendrá como uno de los más queridos de su carrera, el Premio Nacional de Teatro, ¿Qué le vino a la cabeza cuando le dieron esa noticia?

Pues la verdad es que no me lo creía. Fue muy emocionante. Pero no creo que sea el premio más querido. Tengo la fortuna de haber recibido unos cuantos y todos ellos tienen algo muy especial para mí.

Viendo el éxito de Carmen Machi o el suyo propio y el de tantos actores de 7 vidas, ¿Piensa que esa serie ha sido “el mejor trampolín” para dar a conocer a muchos intérpretes que sin la ayuda de la tv no hubiesen llegado a ser lo que son hoy?

Es obvio que la televisión la ven muchas más personas, eso es un hecho incuestionable. Pero creo que también influyó el hecho de que, en Siete Vidas, éramos todos gentes de teatro, con un curriculum detrás y eso, junto a unos excelentes guiones, hizo que mereciera el cariño y el respeto del público. Yo, personalmente, no sé si no hubiese “llegado a ser lo que soy”. En cualquier caso, lo que hubiera sido, estaría bien. Pero le aseguro que la televisión no es un seguro de continuidad profesional, ni muchísimo menos. Cuando la gente valora una serie, luego hay que seguir trabajando y haciéndolo bien, porque si no no llegas a ningún lado, desapareces…

Su trabajo de construcción de personaje en la reciente Niños robados demuestra que se pueden hacer grandes trabajos en la pequeña pantalla, ¿Qué nota le pondría a nuestra ficción?

En televisión se pueden hacer grandes trabajos. Yo creo que tenemos una muy buena ficción, prueba de ellos es que son muchos los países que compran nuestras series y se está empezando a coproducir con otros países. Es injusto que no sepamos valorarla. Yo le pongo una nota alta, sin duda.

Cine, televisión, pero ante todo TEATRO, ¿Por qué el teatro es un buen lugar para contar historias para Blanca Portillo?

Porque el público está ahí, a tu lado, para decirte si le has convencido o no.

Y si miramos hacia el futuro, ¿Qué proyectos tiene y con que proyectos sueña?

Sueño con lo mismo que soñaba cuando salí de la Escuela de Arte Dramático: seguir trabajando en esto. Y proyectos… pues… muchos, ¡Afortunadamente! Dados los tiempos que vivimos es un auténtico lujo.

Anuncios

Blanca Portillo se reencuentra con la comedia 10 años después

Tras ganar el Premio Nacional de Teatro por su excepcional Segismundo, Blanca Portillo decidió dar un golpe de timón y sorprender a propios y extraños con un proyecto como Fisterra, en el que además sustituiría a Eva Hache, una intérprete cuyo perfil no tiene nada que ver con el de una actriz como “La Portillo”. Sobre las tablas la acompaña otra actriz de sobra conocida, Ángeles Martín, que, casualidades de la vida, también sustituye a la actriz que en principio iba a interpretar el personaje, Ana Diosdado. Pero no quiero que esto parezca una crónica de sustituciones, que quede claro, es más, seguro que tienen una química maravillosa. Y la batuta de este espectáculo la lleva Víctor Conde, sí, el mismo que encadena montajes tan dispares como El último jinete, Olvida los Tambores o el recién estrenado The Hole 2, que ya estoy deseando ver. El texto lo firma Ferrán González, el libretista de esa joya del musical off llamado Pegados.  Las risas están aseguradas en esta road movie que está arrasando por toda España. Incluso en algunas ‘plazas’ repite. El Teatro Campos Eliseos de Bilbao ya programó la función hace unos meses y la próxima semana vuelve con la incorporación de la protagonista de La vida es sueño en funciones el viernes 8 y sábado 9 a las 20h.

las dos

Pero, ¿De qué va Fisterra?

La trama se sitúa en Pontevedra. Antonia, una mujer de mediana edad, pide un taxi para llegar a Finisterre y allí poder esparcir las cenizas de su difunto marido al mar, al fin del mundo. Paz es la taxista que por azar recogerá a Antonia y la acompañará a su destino. Todo parece normal, como cualquier viaje en taxi… Pero todos sabemos que cuando el viaje es largo, siempre aparece en escena algo que normalmente todos queremos evitar: una conversación con el/la taxista. Y aunque aparentemente Paz (una mujer joven y trabajadora, que dedica todas las horas de su vida a un taxi que le permite mantener a su marido y a sus dos hijos) no pretende nada más que acompañar a Antonia (una afectada viuda que intenta cumplir el último deseo de su adorable marido) hasta el destino deseado, la verdad, a veces, no se puede esconder por mucho tiempo… Y mientras una desconfía de la otra, la otra desconfía de la una, y poco a poco desconfianzas, verdades y mentiras salen a la luz.

1531_641329159251960_1378576089_n