De "Atrapa un millón" al "Disco del año" pasando por el Benidorm de "Marco"

La influencia de cierta red social, Twitter, ha puesto contra las cuerdas a Remedios Cervantes y  a TVE en los últimos días. La primera ha visto como su “metedura de pata” en el concurso de Carlos Sobera se expandía por la famosa red social del pajarito. En cuanto al ente público, se ha puesto en tela de juicio el proceso del famoso “Disco del Año” que ayer volvió a las pantallas un año más.

 Cervantes por un impulso decidió cambiar la respuesta en el concurso de Antena 3 en el último momento y sin el consentimiento del concursante, que es realmente el que necesita el dinero. ¿Obró mal? Sin ninguna duda, ella misma lo admitió en el programa. De ahí a que se realice una campaña de desprestigio total, con insultos fuera de lugar, hay un paso o debería haber un paso muy grande. Parece que con las redes sociales está todo permitido, pero no nos debemos pasar. Una cosa es una charleta de bar y otra cosa bien distinta es que cientos o miles de personas puedan leer tu comentario-ofensa hacia tal o cual personaje, muchas veces injustificado. Al que escribe estas líneas muchas veces le apetece ciertas cosas que se guarda. A veces, el ímpetu nos puede, pero hay que saber que no se pueden decir según que cosas.

Por otra parte, el “Disco del Año” también fue protagonista en Twitter anoche. Un año más se debía nombrar al disco que los espectadores de TVE han decidido que sea el más destacado del año. El ganador ha sido Pablo Alborán, sin ninguna duda el artista revelación de un año en el que su música, en la que ha demostrado que se puede derrochar alma en cada letra, en cada palabra. Independientemente de que esté totalmente de acuerdo con la elección, que lo estoy, me parece que las cosas no se hicieron bien. Era demasiado obvio que ganaría este artista desde mucho antes de la gala. El hecho de que se emitiese un acústico del artista después de la gala, fantástico concierto las cosas como son, era cuanto menos sospechoso. Luego llegaron los cabreos de tal y cual artista que se sentía ninguneado en las votaciones. Para rematar, TVE nos regaló un espectáculo de 3 horas en el que el 90% de las actuaciones fueron en playback y eso que estaba grabada la gala en un falso directo de lo más cantoso. Mucha suerte a Pablo Alborán en su carrera, que se lo merece. El tirón de orejas para TVE que ha hecho las cosas  muy mal.

Entre los estrenos televisivos de estas fiestas, reseñar dos: El Ángel de Budapest y Marco, con resultados bien distintos. La tv-movie de la pública, El Ángel de Budapest, es de las cosas más cutres y aburridas que he visto en mucho tiempo. Sobran los calificativos extras, el guión es malo, no tiene ritmo y la ambientación es de vergüenza ajena. Con lo acostumbrados que nos tiene TVE a buenas ficciones de corte histórico, este jueves no me pierdo Tarancón, el resultado del último estreno ha sido bochornoso. En cuanto a Marco decir que, de nuevo, el equipo de Bambú Producciones (Hispania, Gran Hotel, Desaparecida…) cumple con nota. Los actores están bien, la ambientación es muy convincente, la realización impecable y el guión pasteloso, pero muy entretenido y ameno. La semana que viene prometen desenlace, veremos a ver que tal…

¿La audiencia da la espalda al griterío?

Ayer Sálvame Deluxe fue superada por dos propuestas de la competencia, dos propuestas “blancas”, que parece que es lo que gusta ahora a buena parte del público. Ayer La Hora de José Mota y Atrapa Un Millón dejaron en nimio el resultado del programa de Jorge Javier and co.

Acorralados tampoco funciona excesivamente bien en primetime (cosa distinta pasa en latenight, donde la falta de espacios nocturnos en condiciones le ha beneficiado a los programas de T5), pero rellena la programación de Telecinco a las mil maravillas. AR, VUÉLVEME LOCA y SÁLVAME consiguen con las (falsas) polémicas de los de Acorralados que las 900 horas al día que dedica Telecinco al colorín no sean unicamente protagonizadas por la Princesa del Pueblo. Por cierto, quiero dejar claro una cosa que demasiada gente no sabe: SÁLVAME diario no es lider de audiencia. Lidera desde tiempos del putrefacto Tomate el serial Amar en Tiempos Revueltos.

Nuevo punto en este post, la apuesta por lo “blanco” de Antena 3. El último reducto basuril se llamaba DEC y la audiencia ha decidido que acabe. Les sustituye Atrapa un Millón y reportajes de investigación. ¿Vaya cambio, no? La cuestión está en que consiguen ahora registros casi brillantes, machacando al programa de la Esteban con los dineros repartidos por Sobera. ¿Por qué será? ¿Casualidad? Veamos más ejemplos. Vayámonos a la tarde. A3 lleva tiempo sin conseguir asentar un magazine de tarde, solución: culebrones made in spain. Resultado: mejores índices de audiencia que nunca. ¿Prime time? Gran Hotel, una serie de época con intriga que recuerda a las series de la pública que tanto triunfan, se ha convertido en el éxito de la temporada. Contra todo pronósitco, otro triunfo más de Antena 3 esta temporada: TU CARA ME SUENA. Resulta curioso que este mix entre el fracasado (y penoso) CANTAS O QUE y el añorado LLUVIA DE ESTRELLAS se haya convertido, por derecho propio, en uno de los éxitos de la temporada. Parecía que este tipo de programas eran de otra época, pero un buen cast ( cantantes, humoristas, presentadores…) y la dosis justa de polémica casi inexistente (Francisco les ha salido gallito y la parte femenina del jurado, lo mismo) junto a un jurado de lo más variopinto, las claves de este éxito que no da verguenza ajena, como ciertos programas de la competencia.

Parece que en los próximos meses, el entretenimiento va a primar o ¿es solo un espejismo y pronto volverán los gritos? La audiencia decidirá…