Un Madrid sin teatros, un Madrid sin alma

En un mismo día me entero del cierre de ¡3 salas! Me imagino un Madrid con un puñado de teatros solamente. Y veo una ciudad cualquiera, sin alma. Gracias a los musicales, Madrid se ha convertido en nuestro particular Broadway, en nuestra particular meca teatral. Esos espacios para los grandes espectáculos han sido el punto de partida a un tejido teatral que, ahora, parece que algunos, quieren tirar abajo. Sí, me refiero una vez más al asqueroso 21%. Puede que no hayan subido mucho las entradas de teatro, pero para los productores y compañías es una salvajada que les quiten ese porcentaje de sus emolumentos. Hoy más que nunca hacer teatro es toda una aventura, una odisea por conseguir llevar los sueños a escena.

Un tejido teatral que se ha hecho más fuerte gracias a los espacios ‘alternativos’ que llevan la magia del teatro hasta el último rincón de la capital. Uno de esos espacios, Garaje Lumiére, ha sido la última víctima de las nuevas “políticas locales” del ayuntamiento. Sí, no era suficiente con ‘matar’ la cultura con el puñetero 21% que también ahora se dedican a inspeccionar mal y tarde los espacios escénicos. Hoy domingo acudo seguramente por última vez a Garaje Lumiére. El protocolo se despedía de los escenarios hace unas horas. Será una de las últimas funciones que pasarán por el Garaje de la Calle Ciudad Real. El director del montaje, Rodrigo Claro, está haciendo unos ejercicios de calentamiento antes de la función. Comienza para “meterse en situación” leyendo unos versículos de La Biblia cual ritual iniciático en el mundo eclesiástico. Y, a continuación, los actores se convierten en animales y, desde esa emoción, deben convertirse en su personaje, jugar el roll que durante estas semanas les ha tocado llevar a cabo en la sala en la que vimos hace poco El perro del hortelano. Es el momento de las despedidas, de los agradecimientos por este viaje escénico en el que se embarcaron hace unos meses. Y salen de escena. El público entra y, por última vez, se volverá a sentir el veneno del teatro cuando las luces se apaguen y la función comience. Es un capítulo más de esta historia en la que esperemos sea solo el pen(último) capítulo de este Garaje tan teatral que llegó a la escena madrileña como un huracán alternativo con visos de quedarse una buena temporada.

IMAG0122

Otro espacio que he pisado por primera vez el viernes es La Casa de la Portera. He tardado demasiado, pero al final he conseguido ver Ivan- Off. Llamamos al timbre y nos abre el actor José Martret, alma máter de este espacio escénico de insólitas características. Recorremos un pasillo lleno de objetos de decoración de lo más… inclasificables. Sí, eso es un cuadro de un pato gigante con senos y al ladito está un cuadro de la Duquesa de Alba. Entramos en el salón de la casa de Iván, ese personaje atormentado por su propia existencia, muy de Chéjov. Le da la réplica el íntegro médico que no hace más que repetir que su honradez es su gran cualidad. Y en el medio, una mujer enferma, Ana, que agoniza quizá debido a la mala vida que le ha dado su pareja. Todo lo que toca Iván termina desmoronándose en una espiral sin retorno. Para dar vida, alma y carne a este personaje José Martret contó con Raúl Tejón, un actor que va ganando a medida que la intensidad de su personaje llega a grados insospechados. Cuando se queda solo ante el público, su desgarro emocional se siente, sentimos su respiración agitada. El médico que le hace sombra está interpretado por  Roberto Correcher, un actor muy conocido por sus trabajos televisivos, pero que siempre he tenido la intuición de que detrás de esa máscara con personajes como el de Yo soy Bea  se escondía un actor con poso, con presencia, ¿Qué mejor reto que trabajar en un espacio escénico así? No es que apruebe con nota, sino que tiene una presencia escénica tal que nos resulta delicioso verle sobre las tablas. Otra delicia son ese trío de ases que conocemos en el cumpleaños de Sara, la otra enamorada de Iván. Nos recibe con amplia sonrisa la ‘usurera’ Silvia Leyva, con unas sandwichitos que el público degusta atónito al sentirse parte de la función. Otra clave del éxito es sentirse parte de la compañía, sin ninguna duda. Maribel Luis es una anfitriona deliciosa a la que acompaña con un sobresaliente trabajo Rocío Calvo. Y dejo para el final el arrollador trabajo de Germán Torres, un actor que consigue la complicidad del público desde que entra en escena. Tiene una arrolladora personalidad, mirada penetrantemente cálida y una contagiosa risa. La Casa de la Portera te abre la mente, ¿Quién dijo que no se podía teatro en cualquier parte? Larga vida a proyectos de esta grandeza artística.

¿Y qué tal si recuperamos la magia del Teatro Eslava? Los más jóvenes no sabrán que la mítica Joy Eslava fue un teatro de renombre en otra época. Nunca había pisado este local y asisto atónito a ver como el local sigue conservando la estructura del teatro. Maravilloso. Subo las escaleras y me topo con un cartel de El amante que ese hombre de teatro que fue Luis Escobar estrenó en 1967. Una obra de Pinter en plena dictadura, así como lo oyen. También fue templo de la desaparecida revista con títulos como La corte del Faraón y Ven y Ven. El sábado siento que de alguna forma volvió a ser el Teatro Eslava. Se estrenó El lamento de las divas, un maravilloso espectáculo que bebe del musical de pequeño formato creado para tres ‘monstruas’- como diría Rosario en el concurso en el que participó una de ellas- del musical, ¿Cual es la diferencia entre una diva de musical y una de ópera? se plantea una divertida voz en off. A la del musical se la entiende y a la de la ópera no, cierto, si yo les contara… En un tono socarrón, Eva María Cortés, Julia Moller y Dulcinea Juárez se pelean sobre el escenario para intentar ser la estrella que más brille en el firmamento. Tres momentos ‘mágicos’: Los dedicados a Rocío Jurado, Barbra Streissand y Whitney Huston. Un libreto divertidísimo redondea esta noche ‘divina’. Esperamos verlas hacer muchos ‘bolos’, se lo merecen, ¿Quién dijo que había que irse a Londres o Nueva York para ver a grandes profesionales del musical? Vayan a verlas y me cuentan si llevo razón…

maxresdefaultY hablando de musicales recibo hace unos días la noticia de que Stage, la productora de musicales como Cabaret o El Rey León, va a colaborar con Microteatro por dinero. Se van a hacer micromusicales, gran idea la de crear vasos comunicantes entre el pequeño y el gran formato. Gracias a buenas ideas también se sale de esta. Como la que tuvieron unos cuantos amantes de los musicales creando Fila Séptima, ellos se han encargado de comunicar El lamento de las divas y, ¡De que manera! Tres palabras les definen: Creatividad, ilusión y compromiso. Se embarcan en proyectos de teatro musical de pequeño formato, pero también serán parte del musical Karol Wojtyla, una superproducción internacional. Sí, montar una productora en mitad de la crisis puede ser una locura, pero la pasión que están poniendo en este proyecto puede con todo.

Otro espacio donde se crea la magia es el hall del Teatro Lara. Acudí a ver Cena con amigos, la ¿dramedia? romántica que ha dirigido Veronese. Es cierto que es incómodo tener que ‘esquivar’ las dichosas columnas para ver y sentir el espectáculo, pero es una experiencia tan especial ser parte de la obra que no hay impedimentos que hagan que la velada no sea perfecta. En este tipo de espacios se ve a los actores en su esencia, sin ‘adornos’. Siento que los actores se sienten desnudos, abiertos en canal y cualquier cosa, malditos móviles, les podría alterar. Esa Cena con amigos saca a la luz la separación de uno de los matrimonios alrededor de una rica tarta. Es el momento de las confesiones. Y sí, el otro matrimonio también tiene sus secretos inconfesables. Una historia con amores fingidos: “Ya no podía soportar recoger la mierda del perro e ir a  buscar a  la niña al tenis”. Para Tomás, su falso amor implicaba esas tareas absurdas para él. Y entonces con la risa entrecortada, nos preguntamos, rastreamos en nosotros mismos cuestionándonos ¿En qué consiste ese amor para nosotros?, ¿En qué nos ha ‘tocado’ esta obra? Y nos damos cuenta de que asistimos a un soberbio ejercicio de teatro, sin adjetivos. Simplemente un teatro como reflejo de nosotros mismos, ¿Maravilloso verdad?

hall

Y si las cosas no cambian, seguirán cayendo salas y Madrid se quedará desierta. Desierta de pensamiento, desierta de emoción, desierta de pasión por conseguir que cada noche el veneno del teatro llegue al público hoy más necesitado que nunca de que le cuenten historias que le hagan divertirse, emocionarse y, por supuesto, recapacitar sobre nosotros mismos, ¿Qué es el teatro para mi? Una pasión, una forma de entender el mundo… Todo eso y mucho más. Arriba el telón.

Anuncios

"El perro del hortelano" y "El protocolo" echan el telón en Garaje Lumiére

Durante las últimas semanas, dos espectáculos han abierto y cerrado la programación de Garaje Lumiére. Los lunes ha sido el turno de la exitosa revisión del clásico El perro del hortelano. Y para cerrar la semana El protocolo, primer montaje “de texto” del director chileno Rodrigo Claro.

¿Cómo hubiera representado El Perro del Hortelano una compañía de cómicos pobres en la época de Lope de Vega?

Hubieran desplegado su tenderete, intentando llegar a todo tipo de público, desde mendigos y mercaderes a cortesanos; cambiando vertiginosamente de vestuario y usando complementos y máscaras para poder representar todos los personajes de la obra con tan sólo cuatro actores…

5394_639460966081371_701082303_n

Y sobre todo, sin remilgos ni tapujos, hablándoles directamente y haciéndoles partícipes de la acción. Esa es la divertida propuesta que 300 Pistolas lleva a cabo con este montaje que ha puesto el cartel de “No hay localidades” en todas las funciones. Un acercamiento fresco, divertido y sin complejos a uno de los clásicos de nuestro teatro. Los actores “juegan”- que propicio sería en este caso el play de los ingleses- a ser otros y lo hacen a la vista del espectador que ve como con un sencillo vestuario son capaces de meterse en la piel de un buen puñado de personajes. No hace falta más que talento para sacar adelante un proyecto así. Sí, se puede hacer “clásico” en pequeño formato con acierto. Esta noche última oportunidad de verlos en Garaje Lumiére, pero  DESDE MI BUTACA estamos seguro que darán mucho que hablar. 

El protocolo narra el confuso suicidio de un alumno que pondrá en jaque la cómoda estabilidad de un poderoso colegio de curas. La creciente duda sobre un supuesto abuso al menor se intentará acallar a toda costa a través de un ‘Protocolo’ llegado del obispado. Pero la astucia y el punto de vista de cada uno de los complejos personajes dificultarán cada vez más la trama en pos de la verdad que verá la luz tras complejas e inesperadas situaciones.

1048596_10201404049404244_1530746813_o

El equipo, liderado por el director Rodrigo Claro, ha presentado una reflexión sobre la “comodidad” del poder los domingos de junio. El texto, escrito por Lucía de la Maza y reelaborado por Claro para su versión española, quiere ir más allá de la crítica al poder eclesiástico y podría ser extensible a cualquier otro “poder”. Para la puesta en escena se ha contado con unas interesantes proyecciones que juegan un papel capital en la función, especialmente en el caso de un cuadro del que es mejor no desvelar nada. Un elenco entregado a este proyecto con nombres interesantes como el de la colombiana Marleyda Soto, cuyo personaje ha sido creado ex profeso para ella. Ella es la testiga silente de todos los tejemanejes de la congregación hasta que un día decide dar  ‘carpetazo’ a toda esa desdicha.  Es la única mujer de un reparto eminentemente masculino con  los destacables trabajos de actores como Iván Gisbert, Miguel Navarrete, Jesús González y, ojo también a la gran interpretación  de Oliver Morellón.  El protocolo es una obra de “medias verdades”, de intentar descubrir lo que se esconde “bajo la alfombra”. En definitiva, un gran trabajo escénico que se podrá disfrutar por última vez este domingo a las 20h en la sala de la Calle Ciudad Real.

"El protocolo" se pone en marcha en Garaje Lumiére…

El director chileno Rodrigo Claro dirige y adapta El protocolo, obra de la también chilena Lucía de la Maza. Un estreno absoluto en España que tendrá su puesta de largo mañana miércoles 22 a las 21h en Garaje Lumiére. Las representaciones, los domingos a las 20h, se prolongarán hasta el 30 de junio.

CARTEL PROTOCOLO.baja

Tras el suicidio de un joven alumno en extrañas circunstancias, surgirá una creciente ola de inseguridad entre los miembros de la económicamente poderosa comunidad escolar. Esto amenazará la estabilidad de la congregación de sacerdotes dueños del colegio.

 Los curas, guiados aparentemente por un ‘Protocolo’ llegado de la alta jerarquía eclesiástica para dar una tranquilizadora solución al problema, comenzarán a desarrollar un plan para acallar toda posible sospecha que pueda inculparlos en el hecho, pero en el intento irán contra las mismas doctrinas que promulgan.

 El mejor amigo del chico suicida les pondrá en jaque, en una descarnada mirada a la intimidad de las mecánicas del poder y sus, a veces, nada consecuentes soluciones en pos de su supervivencia, en una vistosa y atractiva puesta en escena con un talentoso elenco.

182512_149724291873493_1206809427_n

Para la puesta en escena española, Claro ha adaptado el texto a la realidad española y ha añadido un nuevo personaje, que pondrá el contrapunto femenino a esta obra eminente masculina. Ella es el ojo que todo lo ve. El testigo silencioso de los tejemanajes de los miembros de la comunidad religiosa. Un roll creado especialmente para la actriz colombiana Marleyda Soto, todo una estrella en auge en su país natal. Con reconocimientos como el Premio a la mejor actriz en el Festival Viña del Mar por Dr No, Soto promete ser una de las revelaciones de este interesante montaje. La acompañan en escena los talentosos Ivan Gisbert, Oliver Morellón, Jesús González y Miguel Navarrete, cuatro actores que se meten en la piel de estos personajes de distintas generaciones que ‘interpretan’  la situación de formas encontradas. Por último, otro de los puntos fuertes del montaje es el vestuario, confeccionado por la eminente Sastrería Cornejo.

pageEl protocolo es un proyecto escénico que nace en el contexto del Festival Iberescena 2013. Muestra que incluye hoy la actuación del artista mexicano Copatzin Borbón, toda una referencia del cabaret mexicano. La cita con La procesión de la Santa Mentira será a partir de las 20:00h en Nave 73 con entrada libre.