Lo mejor de un año DESDE MI BUTACA (IV): Los montajes del año

No están todos los que son, puede que no sean los mejores montajes para muchos de nuestros lectores, pero estos son los montajes que a criterio de DESDE MI BUTACA han destacado más en este 2013.

lo mejor del año DESDE MI BUTACA

Las heridas del viento  Arizona, el gran momento de Juan Carlos Rubio

De la primera dijimos: “En Las heridas del viento, David se enfrenta a la muerte de su padre en busca de respuestas, ¿Quién fue realmente ese gran desconocido? Y, de repente, encuentra unas cartas que le descubren una realidad que no sabe si está dispuesto a aceptar. “A mi padre por todo lo que no se de él” reza la emotiva y sencilla dedicatoria que Juan Carlos Rubio hace en esta gran carta de amor teatral. Su David, sumido en la perplejidad, no puede entender al hombre que le dedicó una sola caricia, que hoy parecer estremecerle. El texto de Juan Carlos Rubio, aplaudido en medio mundo, está dotado de un lirismo y una poesía, nada cargantes ni excesivos, que sumergen al espectador en el teatro más puro, el que dota a la palabra de emociones, sin ningún tipo de artificio”.

Y de la Arizona mexicana os contamos: “La obra del autor de Humo utiliza el recurso del humor como un dardo envenenado, que en este montaje cuenta con la dirección de Ignacio García. Detrás de la risa se esconde una reflexión, eso que solo consiguen los grandes autores”.

Feelgood nos hizo sentirnos bien a base de sátira política

El texto bebe del Mamet más ácido y corrosivo, del más políticamente incorrecto. Jorge Bosch es un político al que es inevitable encontrar similitudes con el presidente de Noviembrey el guionista que contratan para escribir los discursos recuerda  inevitablemente a la figura  del productor en Cortina de humo”.

Maribel y la extraña familia, qué alegría tener a Mihura de vuelta

“Mihura, divertido. Mihura, ácido. Mihura, intrigante. Mihura, absurdo. Y, sobre todo, Mihura, bondadoso. Nunca se puso por encima de sus personajes, los miró de igual a igual y creyó en el ser humano y en su bondad, ¿Acaso pueden haber dos personajes más buenos e inocentes que esas deliciosas señoras asentadas en la Calle Hortaleza?”

La nieta del dictador y No se elige ser un héroe, un gran año para David Desola

De la primera os dijimos: “La nieta del dictador es un texto necesario para no olvidar y no volver a repetir los errores del pasado. Sobre las tablas de la Kubik Fabrik Inma Cuevas, una actriz de capacidad emocional superlativa. En el tránsito entre la risa y la emoción volvemos a reivindicar a esta actriz como uno de los grandes talentos de nuestra escena. No era fácil encarnar a esta ‘excesiva’ nieta sin resultar precisamente… excesiva. Con el gesto justo y la emoción contenida, Inma Cuevas nos regala generosamente un trocito de su talento interpretativo en este (no) monólogo que explota por los aires con una sobrecogedora última escena”.

En No se elige ser un héroe, que vimos en el ciclo de teatro santanderino de verano Talía, David Desola vuelve a mostrar su pulso dramático en esta historia de una familia que se enfrentan a la venta de la “dignidad” de su padre muerto en un acto heroico. Un texto que solo puede cobrar vida con un reparto lleno de  desgarradora verdad en el que destaca Carmen Ruiz, una actriz llena de hondura, que no deja de sorprendernos trabajo a trabajo y Juanjo Artero como el personaje más atormentado de esta historia.

Hoy: El Diario de Adán y Eva, una vuelta muy esperada

La vuelta a los escenarios de este texto, instalada en el imaginario colectivo de los espectadores por la puesta de Miguel Ángel Solá y Blanca Oteyza, está siendo un gran éxito. Fernando Guillén Cuervo es el Adán ideal, gracias a la dirección del propio Solá, que también saca lo mejor de Ana Milán. No podía faltar en este repaso a 2013 esta historia de amor en las ondas.

Cordón umbilical, sí, también hay dramaturgos jóvenes

“Supone el debut en la dramaturgia, la producción y la dirección de Daniel de Vicente, que también ha conseguido editar su obra bajo el sello de Ediciones Antígona con 22 años. Se ha convertido en todo un hombre orquesta de la escena con este proyecto tan largamente soñado. En escena, una serie de personajes que callan más de lo que dicen. Una pareja con niño a la vista, un veterano matrimonio con algún que otro secreto, una homosexualidad latente en el aire y mucho vino, como ‘cordón umbilical’ de las historias. Con una sobria puesta en escena, como toca en las salas alternativas por motivos obvios, Cordón umbilical es solo una pequeña muestra de un talento emergente”.

Cerda, devotos del Santo Membrillo

Ha abierto la temporada de ese ‘milagro escénico’ llamado La Casa de la Portera. Un espectáculo en lo que uno lo único que puede hacer es… dejarse sorprender. Una comedia transexual místico-musical con aroma psicalíptico, ¿Suena raro de cojones verdad? Pues sí, lo es, pero también es muy divertida. Las carcajadas empiezan a resonar en las paredes de esta portería desde el momento en el que conocemos a las habitantes de este particular universo místico. Y en ese pintoresco microcosmos solo podemos rendirnos al influjo de la palabra en la voz de Inma Cuevas, una monja inductora y practicante que  consigue dar verdad a un texto que en otras manos podría haber resultado, con todos los respetos, bochornoso. Hace creíble lo inverosímil. Eso es una ACTRIZ”.

Menciones de (des)honor

Y los peores montajes del año son Capitalismo, Hazles Reír (Vista en el Price) por ser un espectáculo cuyo único objetivo es la crítica, sin ningún interés artístico aparente y la decepcionante Los Cenci, que no terminó de cuajar ante el público del Español que no reaccionó de una forma muy entusiasta ante esta propuesta. Otra decepción fue la insulsa Una más y nos vamos, rebautizada como El gran favor en Madrid, menos mal que al menos José Luis Gil le dio algo de dignidad al montaje con sus siempre buenos trabajos interpretativos. Cierra estas menciones la aún inédita en Madrid Una vida robada, un texto que con el tema de los niños robadas traza una intriga ‘de cartón-piedra’ llena de oscuros, lo que ralentiza la acción de forma considerable. Si hay algo positivo en el montaje es únicamente el trabajo de Carlos Álvarez Novoa, impecable, tiene mérito dar verdad a semejante montaje.

Anuncios

El momento más dulce de Inma Cuevas

Inma Cuevas está viviendo un año frenético. Sus domingos no son precisamente para descansar. A las 13:00h actúa en la Pensión de las Pulgas y de camino al Teatro Alfil, donde representa por las tardes No son maneras de tratar a una dama, se come un sandwich del chino: “La verdad es que es duro, pero merece la pena. Me encuentro con salud y hay que aprovechar las oportunidades que van viniendo”. Y tiene tiempo para más: True West, hoy última función del año en el hall del Lara, La nieta del dictador, Cerda y algo de televisión. Vamos, la vocación hecha carne en esta actriz de gran abanico dramático a la que vemos igual de suelta en comedia, drama y sí, también afinando en un par de musicales.

Inma posa para DESDE MI BUTACA frente al Teatro Lara.
Inma posa para DESDE MI BUTACA frente al Teatro Lara.

True West es un proyecto que nace del amor por el trabajo y por mis compañeros”. La actriz decidió con sus compañeros de Los últimos días de Judas Escariote que necesitaban un espacio para crear, sin tener que esperar la llamada de un teatro. En ese espacio nació True West, que ha dirigido nada menos que José Carlos Plaza: “Me encanta que sea uno más del equipo y que nos regale su sabiduría” comenta con una amplia sonrisa Cuevas. Le ha tocado un personaje mucho mayor que ella, pero admite que “como es un personaje que no se sabe si es real o una ensoñación de los hijos cuadraba que pudiese hacerlo una actriz más joven como yo”.

Cerda, punto y aparte en este frenético año. Una de las ofertas más diferentes, por no decir ‘raras’ que recibió Inma en los últimos meses fue este texto que se representa en La Casa de la Portera: “No tenía ni idea de lo que estaba leyendo, pero en la primera lectura se demostró que cada palabra tenía su sentido dentro de la historia”. Aceptó por el texto y por la naturalidad con que se acercó a ella su autor, Juan Mairena: “Además, me ha servido para que muchos espectadores me descubran y para que José Martret me llamase para trabajar en el MBIG”.

La obra ha ido creciendo a la vez que el espacio”. La pensión de las pulgas es un nuevo espacio escénico en Madrid que nace como prolongación de La casa de la portera. Inma se encontró con un espacio ‘desnudo’ cuando comenzaron los ensayos de MBIG: “Ha sido muy emocionante ver cómo se iba creando la sala, nuestra escenografía real. Un día descubrías una pared y otro la casa de la protagonista y eso ayudaba mucho a nuestros personajes”.

Reparto de "MCBIG"
Reparto de “MCBIG”

Cantando copla en Londres. No muchos saben que Inma Cuevas debutó en el teatro musical en los escenarios londinenses y ¡Cantando copla en inglés! The Copla Musical le llegó cuando estaba pasando un mes en Londres para desconectar. Empezó ayudando con los castings y se terminó haciendo con el personaje de la madre, para lo que tuvo que regresar unos meses después a la capital británica. Una experiencia inolvidable que la ha servido para hacer contactos en Inglaterra: “Ya me han llamado para hacer una lectura del Siglo de Oro en inglés de hecho” comenta agradecida por haber podido ser parte de un espectáculo así.

Gracias a la experiencia en Londres me he atrevido con No son maneras de tratar a una dama”. Cuando Pablo Muñoz- Chápuli la preguntó si tenía algo para demostrar sus dotes musicales, Inma le enseñó la grabación del espectáculo y por eso está ahora trabajando con él: “Está viniendo todo rodado. Una experiencia me ayuda a conseguir la siguiente. Soy una afortunada, la verdad” dice esta actriz todoterreno que aprecia “Poder estar aprendiendo tanto sobre el teatro musical con un compañero en escena del calibre de David Ordinas”.

El sello Bambú. En los últimos años, Inma se ha convertido en un rosto habitual de las series de Bambú Producciones. Para ella, hay varias claves de su éxito: 1- Juegan con la intriga: “Nosotros no sabíamos quién era el asesino en Desaparecida” 2- Un gran mimo en la realización y en el trabajo con los actores. Ahora trabaja con ellos en Galerías Velvet: “El personaje es pequeño y no sabemos aún qué pasará con él, pero todo es posible”.

Hay que destapar cosas del pasado, aunque respeto que haya gente que no quiera removerlo”. La nieta del dictador, uno de los mejores montajes de la temporada, agitó las conciencias en la Sala Kubik Fabrik. Un texto de David Desola que “fue duro por hablar de cosas que nos tocan como seres humanos”. Aunque en principio ideado como monólogo, Roberto Cerdá lo convirtió en un diálogo en donde la clave está “en mostrar al personaje con el gesto justo, sin pecar de hieratismo ni mucho menos de sobreactuación”.

Las salas alternativas son la oportunidad idónea para dar voz a creadores que tienen cerradas las puertas del circuito comercial y de los teatros públicos”. Para la actriz, las salas off de Madrid, en las que se ha convertida en la reina indiscutible en los últimos meses, dan voz a artistas que no tendrían cabida en los espacios convencionales. Y algo de razón tiene, ¿Sería concebible Cerda en un teatro comercial? Den por seguro que no. Sea en una sala pequeñita o en una grande, estamos seguros que el teatro seguirá siendo su prioridad en el futuro. Y es que no nada más satisfactorio para ella que “sentir al público delante tuyo, casi como si le pudieses leer los pensamientos”. Un espacio para la reflexión y también para reirnos y emocionarnos, ¿Por qué no? Nada más palpable que el llanto contenido de un espectador en el Mcbig:  “Me dijo que se había sentido ‘tocado’ por una frase del texto”. 

Inma Cuevas, “Lo tuyo es puro Teatroff”

Lleva una temporada teatral frenéticamente atareada. Ya hablamos DESDE MI BUTACA de sus brillantes trabajos en Cerda y La nieta del dictador. Ahora hace doblete una vez más con dos montajes que nos enseñarán seguro nuevas facetas de esta actriz de aristas interpretativas sorprendentes. Uno en el hall del Lara y el otro en el Alfil, para muchos el templo del musical Off en Madrid. True West y No son maneras de tratar a una dama son los montajes en los que podremos disfrutar del talento de esta actriz con mayúsculas, ¿Qué mejor que abrir con esos dos espectáculos esta ventana a los espectáculos alternativos que va a ser “Lo tuyo es puro teatroff”?

True West se podrá ver sólo los martes 12 y 26 de noviembre en el hall del Lara. Estrenada en 1980, está etiquetada dentro de la obra de Sam Shepard como “drama familiar” y pone en alza la cuestión de la identidad, tanto individual como cultural. Escrita durante la época en la  que el dramaturgo trabajó como autor residente en el Magic Theater de San Francisco, la obra ayudó a consolidar su prestigio como escritor en la escena norteamericana. Será con El Auténtico Oeste cuando Shepard alcance su plenitud como autor aunando su estilo más subversivo e imaginativo con otro más poético y formal. Para ello, el autor sitúa la acción a 40 millas a las afueras de Los Ángeles, donde dos hermanos que hace 5 años que no se ven y cuya relación anterior dista mucho de ser buena, se encuentran en la casa materna donde por diferentes razones se verán forzados a resolver sus diferencias y sus identidades mientras intentan “analizar la escritura de un guión cinematográfico que podrá cambiar sus vidas para siempre. Mezclando un lenguaje directo, imaginativo, y musical con una prosa poética, Shepard hace que tanto la historia como los personajes tengan una complejidad y riqueza a la altura de los grandes dramas americanos. El texto está lleno de humor, violencia o sátira y transita de lo que llamamos el “naturalismo americano” al “realismo mágico”. Un montaje que dirige todo un nombre propio de la escena española, José Carlos Plaza. Acompañan a Cuevas en escena Alberto Berzal, Joaquin Abad, Israel Frías, Daniel Gallardo, Luis Rallo.

inma

El otro proyecto en el que anda sumergida nuestra protagonista es un musical de la prestigiosa compañía Tela- Katola, cuyos musicales ya hemos aplaudido en más de una ocasión DESDE MI BUTACA. No son maneras de tratar a una dama es una comedia musical que cuenta la historia del Detective Morris Brummell (Jorge Gonzalo) y Christopher “Kit” Gill (David Ordinas), un actor de publicidad en paro que se vuelve loco y se convierte en un asesino en serie obsesionado con la fama y el reconocimiento social al igual que con su difunta madre Alexandra Gill (Inma Cuevas), una famosa y muy reconocida actriz. Están los domingos a las 18:00h en el Teatro Alfil en un montaje en el que también participa Laura Castrillón

inma maneras

La princesita bajo el sauce llorón

En escena, un dictador, un tirador sin nombre, llámese Franco, Videla o Pinochet, agoniza en una habitación cargada de ecos del pasado. El olor es nauseabundo. No se pueden abrir las ventanas, no hay conexión con una realidad que a él y a su familia no les interesa escuchar. Y llega la visita de su nieta, una mujer metida en su propia burbuja y que no ha sido capaz de aceptar lo que las madres de “los comunistas” dicen de su frágil abuelito. No soporta el olor y necesita abrir las ventanas al mundo y se cuelan entonces los gritos que exasperan a su grandpa: “Asesino, dictador” corean desde fuera. La nietísima se ha propuesto demostrar que esas mujeres no tienen razón. Según sus pesquisas sus hijos están escondidos en países comunistas, seguro, desde luego que no están desaparecidos… El humor negro se cuela por primera vez en este brillante texto de David Desola que reflexiona sobre el olvido cuando nos cuenta esta nieta su teoría sobre los bigotitos. Comienzan así las carcajadas amargas que poblan este montaje. Han pasado diez años desde que su abuelo se reuniese con ella bajo el sauce llorón, pero en la mente del padre de la patria ella sigue siendo la princesita a la que cada cumpleaños regalaba una muñeca y mandaba una escueta carta de felicitación. Ella recrea para él otros tiempos en los que las novelitas del oeste eran su gran distracción. Y de esos ecos de la realidad exterior, la aparentemente mujer de una pieza comienza un cambio emocional que la hará ver a su queridísimo, hasta ahora, abuelo como algo muy distinto. Y en ese cambio de emoción van surgiendo las lágrimas o, mejor dicho, las gotas de lluvia que sirven para limpiar todas las mentiras.  Ella ha sido capaz de ver más allá de la idílica visión que tenía de él hasta ahora. Y en ese momento me viene claramente a la cabeza un dantesco momento televisivo. Un programa de crónica rosa entrevistó a la nietísima con el ‘dardo envenenado’ de una imitación de su abuelo. La reacción de la estrella del papel cuché, sabe Dios por qué narices se ha encumbrado a esa señora, demostró que ella no quiere ver lo que significó su abuelito del alma, se lo tomó como una ofensa al honor de su familia. Habla muy mal de nosotros mismos que aplaudan algunos, yo no desde luego, a esa señora que vive de la herencia recibida de un tiempo tan oscuro.

la nieta del dictador

La nieta del dictador es un texto necesario para no olvidar y no volver a repetir los errores del pasado. Sobre las tablas de la Kubik Fabrik Inma Cuevas, una actriz de capacidad emocional superlativa. En el tránsito entre la risa y la emoción volvemos a reivindicar a esta actriz como uno de los grandes talentos de nuestra escena. No era fácil encarnar a esta ‘excesiva’ nieta sin resultar precisamente… excesiva. Con el gesto justo y la emoción contenida, Inma Cuevas nos regala generosamente un trocito de su talento interpretativo en este (no) monólogo que explota por los aires con una sobrecogedora última escena. La nietísima habla a su abuelo, que solo en contadas ocasiones responde ante los estímulos. Para ese complejo papel, el director Roberto Cerdá ha utilizado a  un actor, Ramón Pons, que encarna la fragilidad humana como nadie. Ya en Fin de partida demostró su talento para encarnar personajes ‘impedidos’ cuando nos regaló a Nagg, que no podía salir de su caja bajo la atenta mirada de un aterrador José Luis Gómez. Siento rabia por saber que cuando lean estas palabras ya no tendrán oportunidad, salvo que quede alguna entrada para hoy o mañana, de disfrutar de este montaje. Un texto y un trabajo interpretativo tan colosales merecerían hacer temporada en una de las maravillosas “Salas 2” de espacios públicos como el Matadero, ¿Por qué no? La dramaturgia de David Desola debería ser una constante en nuestra cartelera, ahí lo dejo para que los programadores con ojo lo tengan en cuenta…

Un Madrid sin teatros. Un Madrid sin alma: "De fiebres, bodas, actores y otros bichos raros"

Nos sumergimos DESDE MI BUTACA en cuatro espectáculos de la cartelera madrileña tan distintos… como los espacios en los que se representa. Esta temporada seguiremos reivindicando todo tipo de espacios escénicos en la capital. De los teatros comerciales a las salas más alternativas tendrán cabida en este “Un Madrid sin teatros. Un Madrid sin alma” que nació como un grito en voz alta para reivindicar nuestro teatro que, hoy más que nunca, merece ser CELEBRADO.

Comenzamos esta nueva etapa haciéndonos devotos… del Santo Membrillo. Cerda ha abierto la temporada de ese ‘milagro escénico’ llamado La Casa de la Portera. Un espectáculo en lo que uno lo único que puede hacer es… dejarse sorprender. Una comedia transexual místico-musical con aroma psicalíptico, ¿Suena raro de cojones verdad? Pues sí, lo es, pero también es muy divertida. Las carcajadas empiezan a resonar en las paredes de esta portería desde el momento en el que conocemos a las habitantes de este particular universo místico. Y en ese pintoresco microcosmos solo podemos rendirnos al influjo de la palabra en la voz de Inma Cuevas, una monja inductora y practicante que  consigue dar verdad a un texto que en otras manos podría haber resultado, con todos los respetos, bochornoso. Hace creíble lo inverosímil. Eso es una ACTRIZ. Y encima la disfrutaremos por partida doble en los próximos meses. En La nieta del dictador y en True West. Estaremos atentos.

descarga

Y damos un salto al vacío y nos sumergimos en el mundo… del vodevil. En el Teatro Marquina, Una boda feliz ya puso su primer ‘No hay localidades’ hace unos días. La culpa la deben tener las carcajadas que provocan este matrimonio de convivencia entre los ‘machotes’ Agustín Jiménez y Antonio Molero. Una historia de enredos en el que las puertas se abren, se cierran… y se mueven a discreción. Y siempre es un placer disfrutar del trabajo de un actor como Francesc Albiol, convincente en todos los registros y que cuando se ‘desmadra’ como en este caso, consigue brillar con luz propia. Las risas más necesarias que nunca harán de estas nupcias -que les advierto que no se ven nunca en escena- uno de los ÉXITOS de la temporada.

 “Traemos con nosotros al perro guía”. El sábado La fiebre tuvo unos espectadores muy especiales. El poder evocador de la palabra permitió que un grupo de invidentes disfrutasen de la magia del teatro. En escena, Israel Elejalde, que se ha convertido en uno de los actores que más ha sobresalido en las tablas en los últimos años con sus trabajos a las órdenes de Miguel del Arco o en esa delicia llamada Maridos y mujeres. Y nos sumergimos en esa asfixiante habitación de hotel de un país del Tercer Mundo de ahí viajamos con él a los diversos espacios que habitan en su conciencia. Un ser en tierra de nadie que pasea por las calles mientras corre la sangre de inocentes. Él fue un niño bien ‘envuelto’ en su infancia y ahora decide reflexionar sobre lo que es lo mejor para él en este mundo podrido. Un texto que reflexiona, pero sobre todo y lo más importante un tour de force interpretativo que en manos de un actor de superlativo talento como Elejalde coge mucha altura. Un recital in crescendo que acaba con un Elejalde que se desgarra emocionalmente antes de entrar en caída libre. En La Cuarta Pared hasta el 15 de septiembre y con la colaboración en escena de la chelista y actriz Alba Celma.

Desde una butaca sucia y vacía que en otro tiempo fue una simple silla desde la que se enamoró del teatro de variedades cuando era pequeño, una vieja gloria del teatro reflexiona sobre lo que para él ha sido su oficio y su forma de entender la vida. Júbilo Terminal es el autohomenaje de un divo del teatro que deambula por el escenario siendo Hamlet, Cyrano y Puck. Y nos hace cómplices de esa pasión que le ha llevado a estar 40 años entre tinieblas. Medita y se pregunta emocionado ¿Dónde están los aplausos y la mujer que se enamoró de mi forma de actuar? Pero no crean que Júbilo Terminal es un espectáculo condescendiente con los actores y con el mundo del teatro, nada más lejos de la realidad. Al otrora divo de la escena le sale y, permítanme la expresión, una ‘mosca cojonera’ que pone sobre las tablas una visión muy distinta del teatro. Ella es aún una joven promesa, cuando pienso en ese término inevitablemente me acuerdo de Juan Luis Galiardo que se definía a si mismo como “La eterna joven promesa”, vaya por delante mi recuerdo para él. Volviendo al júbilo, la actriz se enfrenta al maestro al que una vez mandó una misiva de admiración. Fue la noche que le vio hacer Hamlet. Y desde ese día, el veneno del teatro se la quedó dentro. Hoy, esa carta parece un dardo envenenado y fustiga al actor reprochándole la vanidad que ha derrochado en infinidad de actos ‘de cara a la galería’. Y con esta romántica del teatro se cuelan en escena los gritos del 15M y la eterna pregunta de sí debe ser el teatro un acto de contestación a la realidad social que nos toca vivir. Un enfrentamiento entre 2 concepciones de entender el teatro, pero que en el fondo confluyen en una pasión común por vivir la ficción más verdadera, la que cada noche crea la magia del teatro. Y en eso tienen mucha culpa dos actores que cada noche, independientemente del número de espectadores que haya en la sala, se dejan la piel sobre el escenario dotando de emoción y de VERDAD las tablas. José Pedro Carrión, historia viva de nuestra escena, nos ofrece un recital interpretativo de primer orden, donde la palabra y el actor pasan a primer término para conseguir emocionarnos. Y vaya si lo consigue este actor que fue rey, bufón y espadachín. Y le da la réplica una actriz soberbia, toda una revelación, Valery Tellechea. Sería una pena que esta bellísima apuesta, que enamorará a todos los amantes del TEATRO, pasase desapercibida en la cartelera. Aunque ahora que lo pienso, más bien sería una… vergüenza. Son apuestas como estas las que dan sentido y vida a espacios como El Sol de York. Yo que ustedes no me lo perdería, desde luego. Estarán hasta el 22 de septiembre de jueves a sábado a las 20:30h y los domingos a las 19h.