“El Ministerio del Tiempo”, el mejor homenaje al Quijote en el centenario de Cervantes

Es sabido que Don Miguel de Cervantes quiso triunfar como dramaturgo, pero la genialidad que imprimió en su obra cumbre no se trasladó a los escenarios. Era Lope de Vega el que triunfaba con sus “populares” obras.

Pero, ¿Y qué pasaría si le pusiesen en sus manos al autor de Rinconete y Cortadillo la posibilidad de impulsar su sueño de triunfar como empresario teatral a cambio de renunciar a su gran obra?

El Ministerio del Tiempo vuelve a poner en valor la cultura en Tiempo de Valientes. Y lo hace mirando de igual a igual, hablando de tú a los clásicos. Cervantes es un hombre movido por la ambición, por las ganas de arañar un poco de gloria teatral a Lope de Vega. Dos genios humanizados. Del Fénix de los Ingenios ya conocimos como le gustaban los placeres de la carne y que le elogiasen en la primera temporada. En este capítulo le tenemos de vuelta en la piel de un actorazo como Víctor Clavijo. Para hacerle frente está un imponente Pere Ponce en la piel del Manco de Lepanto. El capítulo se ha convertido de alguna forma también en un homenaje al arte de los cómicos viendo a algunos de nuestros protagonistas sobre el Corral de Comedias de Almagro.

descarga (1)

Y ¿Qué decir de la vuelta del gran Miguel Rellán con su entrañable personaje citando El Crack, en la que que él mismo participo? Son esos guiños cómplices que hacen de esta serie algo mucho más especial y cercano al espectador.

descarga (3)

Y si hablo del reparto no puedo olvidarme de ver en un papel episódico a  un actor de la solvencia dramática de Manuel de Blas, a quien se puede ver ahora mismo en el Teatro Fernán Gómez con Salomé.

descarga

Y el momento cumbre del capítulo se ha convertido sin duda en uno de los homenajes más sinceros y emotivos que hemos visto en nuestra televisión a El Quijote con guiño incluido a la británica Doctor Who. En una escena onírica, Cervantes conoce de primera mano lo que su obra cumbre supondrá para la historia universal de la literatura. Y en ese momento la serie ha alcanzado una cuota de emoción enorme, al nivel del episodio Lorquiano. Y así casi de soslayo, un producto de la calidad de El Ministerio del Tiempo se convirtió en el mejor embajador del legado cervantino ante las nuevas generaciones. Tras este capítulo me siento más ministérico que nunca. Gracias a Javier Olivares y su equipo por regalarnos cada semana un trocito de deleite televisivo y cultural. Y añadiría que a la Televisión Pública por cumplir con su servicio público de difusión cultural con productos tan ricos como este ministerio.

descarga (2)

Anuncios

Manuel de Blas:"Gran Hotel no se puede alargar durante muchos años"

                                                                                                                                                                                                                                                                          Directo, mordaz y divertido, Manuel de Blas es un actor que gana en las distancias cortas, que transmite un verdadero amor por su trabajo y anima a la gente joven a luchar por sus sueños. Tras el éxito de La Caída de los Dioses, continuará en Gran Hotel y ya tiene en mente algunos proyectos en cine y teatro.

 ¿Qué balance haces de la reciente experiencia en La Caída de los Dioses?

Yo pertenezco a una generación para la que Visconti lo fue todo. Para mi es inolvidable Roco y sus Hermanos, en la que se adelantó a todos los problemas que está trayendo la inmigración actualmente. Era un proyecto demasiado jugoso, tenía que aceptar estar en esta adaptación de una de las películas de ese gran director. Hago un balance muy positivo, estar rodeado de un elenco así es muy enriquecedor. Me ha gustado ver como personas con poco o ninguna experiencia en el teatro, han luchado para sacar adelante al personaje. Es un espectáculo de lo mejor que he hecho en toda mi vida.

Tomaz Pandur es un director amado y odiado a partes iguales…

No entiendo que a estas alturas , no se entienda que el arte ha evolucionado. Esto es como cuando decían que los cuadros de Picasso los podía hacer hasta un niño. En el 52, Becket estrenó Esperando a Godot cuando hacía poco lo había hecho La Malquerida de Benavente. El que viene a ver La Caída de los Dioses tiene que saber que está ante un montaje del 2011 con toda la técnica y estética de nuestros tiempos. Que no pretendan venir a ver una obra con tres actos al estilo clásico, esto es más actual.

En Gran Hotel tenemos la suerte de volverte a ver en un papel televisión con continuidad, ¿Qué destacarías de esta experiencia?

Está siendo una experiencia estupenda. Se está haciendo con unos medios muy cuidados: ambientación, vestuario… Además, tenemos un reparto fabuloso. Bromeaba con mis compañeros de reparto al decirles que hemos conseguido un encuentro planetario de actores entre veteranos como Concha Velasco y Adriana Ozores y gente joven como Amaia y Yon. No se puede ser más guapos y tan maravillosos. Hacen un trabajo fabuloso, tenemos una pareja protagonista excepcional. En algunas series, los protagonistas son flojos y solo los secundarios brillan. Aquí, tenemos un reparto fantástico.La serie va a continuar después de estos 9 capítulos. Continuaremos rodando el año que viene otra temporada, pero tengo la impresión de que no se puede alargar durante muchos años. Creo que cuando se cuenten las historias que están previstas, se cerrará el ciclo de la serie.

Gran Hotel o la oportunidad de disfrutar de Eloy Azorín y Manuel de Blas en televisión

Siempre me ha gustado innovar y con la crítica al (arriesgado) estreno de GRAN HOTEL no voy a ser menos. Ya en el titular lo he dejado claro. He leído unas cuantas críticas de la serie en la que no se hacía referencia a dos de los platos fuertes de este reparto, que salvo un par de ejemplos contados es brillante.

Tenía un especial interés por ver esta serie. Dos meses después de su presentación en el Palacio de la Magdalena de Santander, el interés se había acrecentado en las últimas semanas con las “jugosas” promos que nos regaló Antena 3 y esa factoría de series de calidad, hasta ahora , llamada Bambú Producciones.

Desde el principio en el aire está la comparación con ese exitazo televisivo, al que admito que no le he prestado la menor atención, llamado Downton Abbey. Solo he visto algunas escenas de esa serie que se supone que se parece a este hotelazo que se ha sacado de la chistera mágica el señor Ramón Campos. Desconozco hasta que punto se parece la serie a la supuesta “ficción madre”, pero he de admitir que el resultado de la española está muy por encima de la media por varios motivos:

1- La ambientación que es más “lujosa” que habitualmente
2- El reparto

Vale que algunos diálogos no son precisamente una maravilla, pero la literatura es para los libros. Algunas situaciones me “chirrían”, desconozco si es solo una percepción personal, pero la escena del ciego que encuentra, mejor no adelanto el que, me resultó chirriante. Una cosa que no me gusta de la serie es la “no localización” de la serie. Me explico. En La Señora, sin la que seguro no hubiese sido posible poner en pie un producto así, se localiza la serie en Asturias de una forma clara. Aquí, es un pueblo fantasma, que lo mismo podría estar en Madrid que en Birminghan. Vamos que ha quedado muy “british” para estar rodada en mi tierruca, Cantabria.

Hablemos del argumento. Posible historia de amor entre distintas clases sociales, me suena a…. La Señora. Misterio con diarios guardados debajo del suelo y posibles pasadizos secretos me suena a… El Internado. He seguido esas dos series (la primera completa y la segunda se estiró tanto que se les fue la cabeza a los guionistas…)Está todo inventado, pero cuando mezclas los elementos puede salir algo bueno o malo. En el caso de Gran Hotel sale algo muy notable.

Vamos a por lo que a priori es lo más atractivo de la serie: el reparto. En España tenemos tendencia a equilibrar la balanza con buenos,pasables y mediocres actores. En Gran Hotel hay de todo, pero sobre todo brillan los buenos actores por muy pequeña que sea su intervención. He leído en la crítica de Rosa Belmonte que la simplemente maravillosa Concha Velasco sale demasiado poco. Toda la razón por mucho que ella misma haya confesado que prefiere los personajes con mucha chicha, aunque sean secundarios. Lo mismo se podría decir de otro grande de la escena: Manuel de Blas, al que los internadoadictos seguro que recuerdan. Es uno de esos actores veteranos, con una gran carrera a sus espaldas, pero que precisamente no son mediáticos. Aporta sus tablas y creo que va a ser un disfrute, por muy pequeñas que sean sus intervenciones, poder disfrute de su trabajo con continuidad (le vimos en Cuéntame la temporada pasada y está en el teatro con La Caída de los Dioses junto a Belén Rueda y Pablo Rivero entre otros). Asunción Balaguer y Adriana Ozores también están esta terna de actores de lujo al que me gustaría añadir otro actor mucho más joven: Eloy Azorín. Creo sinceramente que es un actor extraordinario.Lo demostró ayer en sus escenas de presentación en la serie en las que se vio una valía que ha venido demostrando a lo largo de una carrera en la que no falta el teatro (cuánto se nota cuando un actor jóven tiene “tablas”). Cuando tenga que “mantener la mirada” a alguno de los grandes que están en esta serie estoy seguro de que lo hará de una forma brillante. En el reparto están también el “televisivo” Yon González, actor que me sorprendió muy gratamente en Torrente IV y que evoluciona trabajo a trabajo, y como prota femenina “La Duquesa” Amaia Salamanca. Completa el cast Fele Martínez, tan fantástico como siempre, y Paula Prendes.

Aplaudo esta serie que puede tener evidentes referencias de base, pero que no es un remake de tercera como LAS CHICAS DE ORO o CHEERS, cuyo rodaje acaban de parar. Esperamos que el argumento siga enganchando en las próximas semanas…

*Fotografía de J.M Plaza