Opening Night: Música y risas para todos los públicos

Opening night, it’s opening night
It’s Max Bialystock’s latest show
Will it flop or will it go?
The cast is taking its final bow
Here comes the audience now

The doors are open, they’re on their way
Let’s hear what they have to say

“Los Productores” de Mel Brooks

Seguro que muchas veces os habéis preguntado cómo son esas noches de estreno (y mañanas, que para algo damos alcance también al teatro familiar). Estrenamos nueva sección en la que prometemos contar el ambiente de los grandes estrenos teatrales en Madrid. En esta primera entrega, teatro musical con Taller de corazones, musical familiar con Heidi y comedia con La función que sale mal.

El sábado 21, el Teatro Sanpol estrenó Heidi, el musical, su gran producción de esta temporada. Tras el éxito de Caperucita Roja, la sala ha vuelto a contar con las melodías de Jaume Carreras que alternan pasajes musicales de lo más animados al más puro estilo Alan Menken con momentos más introspectivos -especialmente en el caso del abuelo de Heidi, que tiene algunos pasajes musicales realmente memorables- que podrían recordar al mismísimo Stephen Sondheim. Palabras mayores para un espectáculo familiar ante el que el público va a saber responder. Todo ello bajo la sabia dirección de alguien que conoce tanto al público familiar como Natalia Jara. A las 12h se levantó el telón y en ese momento se volvió a sentir la magia que ha hecho durante 37 años del Sanpol todo un referente para el público familiar. Y de nuevo, grandes y pequeños se dejaron llevar por la historia con la que han crecido varias generaciones. El reparto está compuesto por veteranos intérpretes que dan la mano a las nuevas generaciones.

En escena, encontramos la solvencia de cuatro intérpretes con muchas tablas: Javier Ibarz como el abuelo que consigue emocionar al público, Paco Morales, estupendo en su vuelta a los escenarios madrileños tras su extenso periplo escénico mexicano, Karmele Aranburu que parece haber nacido para interpretar a la Señorita Rottenmeier y esa energía contagiosa que imprime Blanca Degá como la Tía Dete. Todo ello entremezclado con la frescura que dan a la escena Ainhoa Molina, Gema Bastante y Gallo Ryan. Al acabar, una gran ovación para la espléndida compañía que este sábado y domingo despedirán la función a modo de previas. La buena noticia es que estarán de nuevo en el Sanpol del 23 de noviembre al 5 de enero y estamos seguros se volverá a repetir la gran ovación.

El lunes 23 tuvo lugar el estreno oficial del nuevo musical original de La Espiral Mágica en los Teatros Luchana. Se trata del primer acercamiento de la compañía al público adulto tras exitosas experiencias como El pequeño conejito blanco. En Taller de Corazones, se han rodeado de un elenco de dos espléndidos intérpretes: Naím Thomas que emocionó al público en su estreno y Anabel García que, en fin, como ha demostrado encima de las tablas del Sanpol precisamente durante años, es pura magia. Georgina Cort- también habitual del Sanpol- es la directora de este proyecto que cuenta con una bellísima partitura original de Josep Ferré que el público aplaudió en su estreno. El lunes 30, última oportunidad de disfrutarla -por ahora- en los Luchana.

Y las huellas del Sanpol nos llevan directos a la que será, sin duda, una de las grandes comedias de la temporada. En el Teatro La Latina se ha estrenado esta semana un título de infalible resultado: La función que sale mal. Y en el elenco nos encontramos más de un intérprete que han hecho teatro musical familiar. Es el caso de Felipe Ansola- habitual en la producciones del Sanpol por ejemplo- que interpreta a un muerto que podríamos decir que no estaba muerto… que estaba de parranda… Y no, no hago mucho spoiler, vean la función y lo sabrán… La gracia cómica de Carla Postigo – a la que hemos visto en las producciones de José Luis Gago y Estrella Blanco como Oliver Twist– se entremezcla con otro estupendo intérprete que tiene su propia compañía de teatro familiar: David Ávila. Otro nombre que siempre es un placer ver en un elenco: César Camino como el regidor amante de Perales… A tenor de lo visto en su estreno, las risas están aseguradas con esta función que, a pesar de las pocas funciones previas que lleva, ya comienza a funcionar como un preciso mecanismo de relojería suiza. Y es que precisamente para que esta función salga ‘mal’ todo tiene que salir muy ‘bien’.

Si os gusta esta nueva sección, esperamos nos acompañéis en una nueva entrega que dedicaremos a los próximos estrenos de la cartelera incluido La jaula de las locas que ya estamos deseando ver el próximo miércoles y Por amor a Gila el viernes 4 de octubre. Presentimos que habrá muchas más Opening Night esta temporada.

Milagro en casa de los Smith

Nuestro país tiene poca memoria. En un país con un poquito de cordura se recordaría más a Don Miguel Mihura, el comediógrafo más moderno de su época. Por eso, supone un feliz acontecimiento ver un estreno de una rareza del autor de Maribel y la extraña familia: Milagro en casa de los López. Rareza para un autor apuntado al éxito que vio como con este título, desterrado en un cajón desde su estreno, no consiguió repetir la fórmula del éxito. Pueden consultar la crítica del estreno para ver cómo fue la reacción en su día a este ejemplo de teatro del absurdo, tan adelantado a su tiempo como nos tenía adelantado el dramaturgo, que vio como el éxito de Ninette y un señor de Murcia– que por cierto volverá a la cartelera muy pronto como os avanzaremos en nuestro Un avance al teatro que viene– quitó brilló a esta pieza que cojeaba en un final que el propio dramaturgo tildó de mal resuelto.

LosLopez (75) sin linea

Manuel Gancedo, director y adaptador, y Juan Antonio Molina, productor y actor,  han decidido desempolvar y pulir uno de los escasos fracasos de Mihura. El resultado, lleno de carcajadas, se puede disfrutar al aire libre, en el Teatro Galileo. Nuestros protagonistas, una especie de trasunto ibérico de los Señores Smith de La Cantante Calva, viven encerrados en su lujosa casa por un motivo que no podemos adelantar y total, ¿Qué va a haber allí fuera mejor que el lujo en el que viven sumergidos? Allí tienen sus rutinas. Ven la tele -ojo a la frase de Mihura: “Para saber hasta qué punto un país es tonto, basta ver su televisión”-, van al jardín a hacer sus ejercicios, toman su cocktail… Tienen una vida rutinaria en la que cualquier imprevisto puede hacer enfadar a este matrimonio. El comienzo, y el primer acto completo, recuerda y mucho a La Cantante Calva, ¿Mihura genio de la taquilla y del teatro del absurdo? Pues sí, era capaz de hacer comedias con un ojo en la taquilla y, a la vez, ofrecer un producto de calidad escénica irreprochable. Y el primer acto de esta comedia- me atrevo a decir- que está entre lo mejor del autor. Para que las situaciones, para que todo fluya, tiene que haber un reparto que se tome en serio la historia, como ocurre en el absurdo. Y eso se nota mucho. Se nota la fe ciega de Manuel Gancedo que ha hecho un trabajo de dirección preciso, sin ahondar en subrayamientos excesivos de las ‘gracias’ del texto de Don Miguel Mihura. Sin un reparto con destacados cómicos, con destacados actores que defienden la comedia con uñas y dientes como son Nuria González, Carlos Chamarro, Juan Antonio Molina, Elisa Lledó, Nacho del Valle y Ana Mayo no serviría de nada ese afán del director y adaptador. Volvamos al texto. Esa rutina se ve alterada por la llegada de un par de huéspedes justo después de mencionar que estaría bien recibir a gente en la casa, ¿Milagro? Siguen las similitudes con La Cantante Calva en efecto. En la obra de Ionesco la llegada de una pareja también rompe la rutina de la pareja más british del teatro contemporáneo. Y tanto en aquella como en ésta, la sirvienta lleva la voz ‘cantante’ en buena parte de la función. Y bueno, en la de Mihura no hay cantante calva ausente, pero sí se menciona a un taxista que nunca aparece…

Juan Antonio Molina interpreta al Mayordomo.
Juan Antonio Molina interpreta al Mayordomo.

En el segundo acto, en el que ha trabajado especialmente Gancedo, sigue el enredo hasta un final muy diferente al que perpetró el genio de La Codorniz, pero que funciona de una forma contundente y directa por su actualidad ante un público que aplaude con fervor las palabras de Mihura. Un Miura muy particular es el público en un espacio al aire libre, pero esta entregada compañía lo sabe sortear con acierto. Seguro que pronto se podrá ver en los teatros de toda España, nos encantaría, no se debería quedar en una formidable función de una noche de verano.

¡Qué alegría, Don Miguel está de vuelta en la cartelera!

La criada, Elisa Lledo.
La criada, Elisa Lledó.