Natalia Millán: “En Velvet hemos hecho una piña”

Ya la tuvimos hace un mes DESDE MI BUTACA en una entrevista junto a Marta Poveda que os animamos a recuperar. La pillamos justo antes de subir el telón con uno de los últimos ‘bolos’ de ¿Hacemos un trío? Algo más que un cabaret. Esta semana HACEMOS UN MUSICAL DESDE MI BUTACA…

DSCF7511

¿Cuáles son sus momentos favoritos de ¿Hacemos un trío?, Algo más que un cabaret?

Sondheim es uno de los grandes de los musicales. Nos sigue emocionando cantar el trío que hacemos con una de sus canciones siempre. El arreglo que ha hecho el maestro César Belda es maravilloso. También es muy bonito el momento de My Fair Lady. Así, podemos revivir ese momento en que descubres tu vocación y das tus primeros pasos en el mundo del espectáculo. De alguna forma al empezar en aquel gran musical tan jovencitos teníamos la sensación de que estábamos viviendo una película. Por supuesto, también los momentos más personales que tenemos cada uno en el espectáculo. Es muy emocionante, está hecha desde el corazón. Sus ingredientes básicos son la emoción y el humor.

Has combinado este trío con tu intervención en la exitosa Velvet...

Mi intervención está a punto de terminar como estaba pactado, pero ha sido un auténtico privilegio ser parte de esa serie sobre todo por ese elenco de actores maravillosos. Con unos cuantos ya había trabajado antes y ha sido un placer trabajar con caras nuevas también, todos juntos hemos hecho piña. Uno de los descubrimientos para mi ha sido mi hija, Miriam Giovanelli. Es una mujer absolutamente sorprendente, por lo bella y por la calidad de su trabajo. He estado realmente a gusto haciendo la serie.

De las vidas que ha vivido en el escenario, ¿Sería capaz de quedarse con una?

Porcia de El mercader de Venecia, Velma Kelly de Chicago, Sally Bowles de Cabaret… Hay unos cuantos en realidad. En todos pones mucho, pero también te dan mucho por estar en obras de tanto peso.

Si miramos hacia el futuro, ¿Sigue Carmen Sotillo en el horizonte?

Ahora estoy comprometida con la CNTC durante una larga temporada, pero la ventaja de Cinco horas con Mario es que además de que me encanta hacerlo, es muy fácil juntar a la compañía. Sólo depende de que el productor, José Sámano, me pregunte por las fechas libres y lo podemos montar.

Natalia junto a Marta Poveda en Almagro.
Natalia junto a Marta Poveda en Almagro.
Anuncios

Clara Lago: “Procuro tomarme con calma y con humor el acoso de los paparazzis”

David Serrano, al que tendremos muy pronto DESDE MI BUTACA, ha juntado a una pareja de ensueño para “La venus de las pieles”. En mitad de la vorágine por el éxito de “Ocho apellidos vascos”, Clara Lago compone una Vanda magnética, de la que sólo puede caer perdidamente rendido el Diego del Pino de Diego Martín. Los protagonistas de uno de los fenómenos teatrales de la temporada atendieron en exclusiva a DESDE MI BUTACA.  Muy pronto, la crítica del montaje que se puede ver en las Naves del Matadero de Madrid…

10348912_397230197084647_4331135208393426405_o (1)

DIEGO MARTÍN

– Vuelves a trabajar con David Serrano, ¿Qué tiene de especial como director?

David es alguien que tiene mucha importancia en mi trayectoria tanto profesional como personal. Es alguien con quien me es muy fácil comunicarme, y ahora he podido disfrutar del comienzo de una madurez como director  (porque lo de antes era mera precocidad) que se adivina fantástica. Espero seguir siendo merecedor de su confianza, de la libertad total con la que se trabaja con él, y de su talento.

– Es la segunda experiencia de Clara Lago sobre las tablas, ¿Qué has descubierto de ella como actriz en esta Vanda?

La Vanda de Clara está llena de matices, de capas que se suceden y aumentan la fascinación del público por ella, fascinación que comparto como compañero suyo. Su libertad, precisión, sensualidad, madurez, frescura y desvergüenza y un poso de dama veterana  del escenario, inundan la función y nos lleva a todos por delante.

– Te has incorporado a Velvet, la última producción de Bambú que tiene fama de cuidar mucho las producciones, ¿Ese fue el motor de que aceptases?

Efectivamente el cuidado con el que se aborda la producción, y un amor por el detalle que se veía cada vez menos en televisión, y si añadimos que le dan mucha importancia a los repartos que confeccionan, pues el resultado es que uno está feliz de pertenecer a ese grupo, y que estoy disfrutando cada día de encarnar a un personaje que me divierte mucho hacer, rodeado de gente por la que me siento muy cuidado.

CLARA LAGO

-¿Cómo ha sido el trabajo junto a David Serrano, Diego Martín y el resto del equipo en los ensayos?

Ha sido muy relajado. Extrañamente “fácil”. David estableció desde el principio ese clima de tranquilidad y relax a la hora de trabajar. A mi me ha dado mucha confianza, al igual que Diego. Ha sido una experiencia muy bonita, la verdad. Casi que no daba la sensación de ir a “trabajar”. Ha sido todo desde el disfrute.

-Aunque con una larga carrera en el panorama audiovisual es tu segunda experiencia sobre las tablas, ¿Ha sentido ya por fin ‘el veneno del teatro’ Clara Lago con esta experiencia teatral?

La verdad es que sí. Creo que también ha tenido mucho que ver en ambos casos la compañía y el texto. Cuando el proyecto es tan apasionante y la gente con la que trabajas se convierten en amigos, es fácil que se convierta en una experiencia que uno quiera repetir.

-Te has enfrentado en plenos ensayos al ‘extra’ de tener puesto el ojo mediático sobre tus pasos, ¿Cómo estás afrontando este fenómeno mediático que ha supuesto Ocho apellidos vascos?

Bueno, el mundo paparazzi es bastante nuevo para mi. Es incómodo a ratos, pero intento no darle demasiada importancia, tomármelo con calma y con humor, porque uno ya sabe que se pasará. Se acabarán cansando. Y también tener en cuenta que esto responde al fenómeno de la película, que es algo por lo que estar muy agradecido.

José Sacristán: “Me aterra pensar que la precariedad se convierta en la tónica de este oficio”

El que fuera niño peliculero, que se curtió como espectador de las películas de Tyron Power en su Chinchón natal aplaude con entusiasmo el empuje de los creadores escenarios, pero advierte que las condiciones en que se trabaja en las salas alternativas roza lo heroico y es que para él, cómico curtido en mil batallas dentro y fuera de los escenarios: “Es legítimo poder vivir dignamente de este oficio”. Un oficio que comprender como un juego en el que hay que conocer y respetar sus normas. Está de vuelta en la televisión con la exitosa “Velvet” para cuyos creadores sólo tiene buenas palabras y por ahora tiene que dejar descansar un poco a su “Caminando con Machado” que espera recuperar más adelante. Y es que este actor, que descubrió el talento del dramaturgo David Desola, tiene entre manos dos películas, la serie y una función teatral… Ahí es nada o mucho más bien. Simplemente… José Sacristán. 

DSCF6994

¿Cómo animaría al público para que fuese a ver este Caminando con Machado?

Volver a Antonio Machado no es sólo volver a un poeta inmenso, sino también a un gran referente ético y moral. La clave de este espectáculo reside en la emoción de recuperar una figura tan importante.

¿Qué le ‘toca’ a José Sacristán de la palabra de Antonio Machado?

Joder… Me ‘toca’ muchísimo toda su obra poética y filosófica, pero sobre todo algo que sobrepasa su propia obra. Lo que me gusta es el contenido humano de sus textos, el referente moral, el cronista lúcido y certero de un tiempo que se esconde tras la poesía de sus palabras.

Un trozo invisible de este mundo parte como favorita a los Premios Max en un año en que los escenarios parece que han entrado en una ebullición creativa, ¿Qué le parece a José Sacristán la última cosecha de nuestra escena?

Es admirable el coraje, el entusiasmo y el talento que invade los escenarios, pero hay que tener cuidado con esos espectáculos que tienden a hacer un canto a la precariedad… Nos estamos ‘argentinizando’ en el peor sentido de la palabra, teniendo que trabajar muchos profesionales en unas condiciones poco propicias. Vaya por delante eso sí mi aplauso para todos aquellos creadores que se resisten a verse apisonados por la coyuntura actual. Solo espero que ese trabajo en precario no sea la constante… Es peligroso que esto se instale como la única forma de poder trabajar en este país. Es legítimo poder vivir dignamente de esta profesión. Al menos aún siguen existiendo, con sus recortes presupuestarios, espacios públicos como el CDN y el Español con obras como la favorita a los Max. Confío en que sigan programando con el rigor con el que lo han hecho hasta ahora.

El ojo de Sacristán revela el gran talento de un joven autor español: David Desola”, rezaba un titular en 2005. Me gustaría rescatar una experiencia teatral como fue su trabajo en Almacenados de David Desola, ¿Qué le cautivó de la pluma del autor de La nieta del dictador?

Me atrajo la originalidad del texto. La verdad es que tuve que pelear con él bastante para colocar a Lino en el lugar moral que creo le correspondía a mi personaje. Noté entonces en él aún la impaciencia del joven aprendiz, pero le admiro muchísimo. Si me cautivó ese texto es por ser la mezcla perfecta entre lo patético y el humor. Tiene una mirada sobre la realidad muy divertida a pesar de que a veces trate temas terribles.

Aquí y ahora, ¿Por qué el teatro es un buen lugar para contar historias para José Sacristán?

Cualquier lugar es bueno para contar historias siempre que lo que se cuente sea interesante. Eso sí, el teatro es la tabla de gimnasia más completa para el actor. Lo importante son las historias y los personajes, el medio en el fondo me da igual.

Ante la proliferación de un único modelo de cine, el que rinde en taquilla y tiene el apoyo de las televisiones, han creado la Unión de Cineastas…

Esto se viene gestando desde hace tiempo la verdad… Los problemas que atraviesa el sector los viene arrastrando desde hace muchísimo tiempo. Los peliculeros se encuentran con problemas gravísimos para la distribución de sus trabajos con el advenimiento de un nuevo compartimiento de la industria… Sería importante discernir cuáles van a ser las nuevas reglas del juego. Estoy en calidad de presidente honorario y haré lo que pueda para apoyarles. 

Ha vuelto a la televisión con Velvet, la nueva producción de Bambú, que siempre suele cuidar mucho la parte visual y artística de los productos, ¿Esto es lo que ha impulsado a aceptar la oferta del equipo de Ramón Campos?

La verdad es que estábamos tanteado la posibilidad de trabajar juntos desde hace tiempo, pero por problemas de agenda no pudo ser. Efectivamente, son una productora muy rigurosa y tienen un gran trato con todo el equipo. Ha sido muy gratificante que la relación con los distintos directores, Carlos, David, Silvia y Jorge, tuviera ese trabajo de mesa previo igualito que el del cine. Podemos revisar los personajes y las situaciones y eso te hace pensar que estás delante de un trabajo cuidado, casi más propio de la gran pantalla. En Bambú se trabaja con un nivel de producción incustionable. Tenemos un decorado formidable y un reparto realmente impresionante…

Se incorpora a la serie hoy Ángela Molina con la que creo tenía muchas ganas de trabajar…

La verdad es que es una incorporación de lujo para la serie. Hoy mismo ruedo con ella. Además, venimos de trabajar juntos en la película de Isaki Lakuesta Murieron por encima de sus posibilidades, donde compartimos el último día de rodaje. Yo coincidí con ella por primera vez cuando ella era una niña en una película de Eugenio Martín que se llamaba No quiero perder la honra.

Relaciones casi públicas en 1968 fue su primer encuentro con Concha Velasco, Ahora mismo pasando por un momento difícil, ¿Cree que esa alegría de vivir que tanto la caracteriza la va a hacer más llevadero este trance o esas ganas de subir a un escenario la van a empezar a carcomer el ánimo?

Concha puede con todo. Acabo de hablar con ella y puede que no haya nueva intervención a la vista, sino que son pruebas que la están haciendo. Concha puede superarlo sin problema, es una fuerza de la naturaleza.

¿Entiende la interpretación como una ‘derivación natural’ del juego infantil?

Creo que ese juego infantil sigue siendo el motor de mi carrera. Tienes la posibilidad de prolongar los juegos infantiles. Por encima de si esto es arte o cultura, yo que sé, la interpretación es un juego del que hay que conocer y respetar las reglas. Mi fantasía infantil era hacer cine, el teatro era para ricos. Yo me fogueé como espectador en el cine de mi Chinchón natal. Yo antes de querer ser Adolfo Marsillach, Rodero o Lemos yo quería ser Tyrone Power. Fue con 16 años cuando tuve el primer contacto con un grupo de teatro aficionado. Eso ya fue en Madrid con el grupo de la Provincial y Descanso mientras trabajaba de mecánico tornero.

Si ponemos en la balanza los premios como el Goya y el cariño del público, ¿Qué es lo que más llena a José Sacristán?

Sin el público no eres nadie. Ya te pueden dar los premios más maravillosos del mundo, pero sin su favor no tiene ningún sentido dedicarse a esta profesión. Esto no quiere decir que tengas que ‘prostituir’ tu trabajo. Debes elegir los proyectos que te motiven y esperar que guste tu trabajo al público, pero siempre desde una elección que parte de ti. Esa es la mayor satisfacción, sin ninguna duda.

Si miramos hacia el futuro, ¿Qué proyectos tiene y con qué proyectos le gustaría seguir ‘jugando’ a esta profesión a José Sacristán?

Quiero seguir ‘jugando’ con los proyectos que tengo entre manos, que la verdad es que son bastante interesantes. Me encanta participar en películas de gente joven con un prisma arriesgado y diferente. Además, estoy muy motivado con el montaje de mi amigo Vargas Llosa que voy a protagonizar como apertura de la próxima temporada en el Teatro Español, El loco de los balcones, para la que aún se están haciendo los castings y que empezaremos a ensayar en julio. Además, mañana empiezo a rodar en Lérida Vulcania, película que dirige José Eskaf y que es un thriller dramático con elementos sobrenaturales. 

Los misterios de esta nuestra televisión

Hacía tiempo que tenía pendiente retomar la faceta ‘televisiva’ DESDE MI BUTACA. El buen momento de nuestra ficción creo que lo merecía. Hace ya unas semanas, casi a la par de que acabase su tercera temporada, supimos que la próxima temporada Los Misterios de Laura tendría versión USA. Cuando escribo estas palabras, de hecho, ya se ha publicado el primer teaser en la red de las aventuras Made in USA de la Inspectora Lebrel- Si encuentro el vídeo en youtube os lo adjunto-. Lo ‘misterioso’ de todo esto es que a día de hoy, TVE no se ha dignado a dar una contestación a una simple pregunta: ¿Habrá una nueva temporada de la serie original? Para contestar a esta pregunta quizás habría que referirse un poco a la historia de cómo ha tratado, malamente, a la serie desde sus comienzos. Se estrenó de tapadillo en pleno verano y, ¡Sorpresa!, arrasó. Llegó la segunda temporada con excelentes índices de audiencia, renovó y no se han dignado a emitir la tercera temporada hasta dos años después. Consecuencia clara: Parte de la audiencia se ha caído por el camino y si encima tienes que competir con El príncipe… Aún así, la serie ha resistido con unos discretos, pero interesantes números de audiencia, logrando en algunos capítulos embestir con fuerza, subiendo considerablemente sus datos. Tras tres temporadas, podríamos pensar que la serie estaba desgastada tal vez. Puede que en algún capítulo tuviésemos esa impresión, pero el desenlace fue simplemente extraordinario, trepidante… Y claro, ahora los seguidores, entre los que me incluyo a pesar de algunos capítulos más flojillos, tenemos ganas de más… Esperemos que este misterio se resuelva antes que la ubicación de la cinta con los esperadísimos nuevos capítulos de 14 de abril: La República que el Ente Público no termina de sacar del cajón de una vez… Igual nos sorprenden y la pasan en verano a la una de la madrugada o alguna estratagema similar… Eso se llama ‘cuidar’ la ficción… Esperemos que al menos sea verdad que en el Ente pretenden emitir obras de teatro en cartel, una buena iniciativa desde luego…

http://www.youtube.com/watch?v=MkN7P08_oYM

Otro misterio que no atiendo a atender es el ‘culo veo, culo quiero’ de las cadenas que lo que hace es desgastar los formatos en cuestión de meses. Sólo hay que ver los paupérrimos datos de los ¿bailarines? de Mira quien baila, ¿De verdad era necesario pagar dinero público a Colate?, o el espeluznante A bailar, se rompieron los sesos con el titulito… Y ya de los programas de saltos ni hablamos… De momento el Mira quien salta, ¡La originalidad al poder!, pasa esta semana a las 23:15h… Otro síntoma de desgaste también en los formatos culinarios. Esta semana Masterchef las ha pasado canutas para hacer frente a BYB que discretamente se ha hecho con el favor de la audiencia. Una serie sencilla, marca Globomedia, con sus enredos amorosos, sus desayunos familiares y sus ‘serranismos’ varios, a la que admito que casi de una forma hipnoticamente inconsciente me he enganchado. 

Aplaudo una vez más el éxito de la ficción marca Bambú. Sin entrar en las tramas de Velvet, la serie está tan sumamente cuidada a nivel artístico y técnico que sí, Ramón Campos y su equipo lo han vuelto a conseguir. José Sacristán, al que tendremos mañana DESDE MI BUTACA, volvía a la televisión tras 15 años con esta serie, ¿Por qué será? Dense una vuelta por estas Galerías y seguro que se darán cuenta. Les doy una pista: En esta serie no toman al espectador por tonto de capirote con realizaciones más propias de tele local que de un producto de primetime. Simple y llanamente, desde esa productora se atreven, con la economía de medios que tienen que sufrir en nuestro país, a mirar de tú a tú a la ficción británica e incluso a la norteamericana. Por algo van a coproducir serie con USA y es que sus ‘miras’ son internacionales, de eso no tengo ninguna duda. Un último apunte de ficción (y eso que a la gente lo que le gusta son los programas de bailes, cocina y saltos, ¿No es así queridos programadores?) Dos series han derretido los audímetros esta semana y una de ellas es española. Sin identidad, más allá de la peluca de una de las actrices por las que siento menos predilección de este país, es un producto solvente, cuyas tramas aún tendremos que descubrir en profundidad, pero que cuenta con una buena realización y un puñado de actores de lo más solventes y está bien que el público haya respondido de una forma tan entusiasta. 

page

¿Cuántos cadáveres televisivos habrá esta temporada?

Han pasado ya unos cuantos años desde que Los serrano se convirtiesen en el ‘arma arrojadiza’ con la que Telecinco hundió a series como Lex o Casi Perfectos. Con Aquí No Hay Quien Viva no pudo, la única que se libró de la quema. Ahora tienen en sus manos El príncipe, un bombazo en toda regla que, esperemos, no vuelva a utilizar de la misma forma, aunque en realidad ya empiezan a llegar las primeras víctimas. Bienvenidos al Lolita no renovará, se ha hundido en el fango en términos de audiencia. Una pena por el equipo artístico que compone esta serie, desde Luis Varela a Carlos Santos, Beatriz Carvajal o Roberto Álamo. La serie no ha cumplido las expectativas, no solo en términos de audiencia, sino también en las tramas, que repiten cánones ya vistos en ficciones anteriores de Globomedia, la productora reina derrocada que necesita un cambio de rumbo urgente como atestiguó anoche su otro estreno, Byb. Una serie que transcurre en una redacción de una revista de moda, muy original, con personajes estereotipados y situaciones que de manidas aburren. Es una pena que se desperdicie el talento de un puñado de actores fantásticos, ahí están por ejemplo Adolfo Fernández, Carlos Iglesias o Jorge Usón, con productos tan limitados, tan poco ambiciosos y sobre todo tan poco NOVEDOSOS en los que se limita a actores fantásticos a actuar haciendo el registro de siempre.

byb-300-x-175

Es una pena para la industria televisiva de nuestro país que parece despegar con propuestas como El tiempo entre costuras. Anoche, tenían una competencia leonina, Velvet, un producto con el que no se puede ni siquiera comparar a la ficción de T5. La serie ambientada en unas glamurosas galerías, tiene el sello de Bambú Producciones y eso se nota. En primer lugar por el nivel de producción, muy por encima de los decorados ‘de cartón-piedra’ con el que nos siguen sorprendiendo en algunas ficciones españolas. En segundo lugar por el reparto. José Sacristán llevaba tanto sin hacer televisión y si ha aceptado la llamada del equipo que lidera Ramón Campos por algo será. Y también están Natalia Millán, Manuela Vellés, Aitana Sánchez Gijón… Palabras mayores. Y sí, la trama de época engancha más que el costumbrismo arcaico que asola a algunas de nuestras series. Si le pones en el menú al espectador jamón de bellota o salchichón, lo que ocurre es que se decanta, casi siempre, por el jamón de bellota. Velvet se llevó el gato al agua con más de 4.800.000 espectadores y la ficción de la 5 se queda con dos millones menos. Seguro que ya están pensando en cómo hundir el barco de época que acaba de estrenarse en Antena 3.  A las cadenas no les gusta perder y seguro que algún cadáver televisivo más habrá esta temporada. Me temo que la siguiente víctima también tendrá lugar en la noche del martes. Los misterios de Laura también se está resintiendo y, espero equivocarme, pronto veremos la (no) renovación de la serie.

descarga